Buenos Aires, el origen de su nombre se remonta a la primera fundación - Billiken
 

Buenos Aires, el origen de su nombre se remonta a la primera fundación

Pedro de Mendoza la bautizó como Ciudad de la Santísima Trinidad y Puerto de Santa María del Buen Ayre, en honor a la patrona católica de los navegantes sevillanos. En esta nota, Billiken te cuenta más sobre esta gran ciudad cosmopolita.

Buenos Aires es una de las ciudades más importantes del mundo. Es cosmopolita, multicultural, ecléctica y está llena de sorpresas a la vuelta de cada esquina. Históricamente, su puerto ocupó un lugar importante en el comercio internacional. Ahora bien ¿de dónde viene su nombre?

El origen del nombre de Buenos Aires, como el de muchas otras ciudades latinoamericanas, se remonta al período anterior a su independencia. Además, tiene una impronta religiosa importante.

Es sabido que Buenos Aires tuvo dos fundaciones. La primera en 1536 a cargo del español Pedro de Mendoza y la segunda en 1580 por parte de Juan de Garay, otro explorador español. El nombre de Buenos Aires se remonta a la primera fundación, cuando Mendoza la bautizó como Ciudad de la Santísima Trinidad y Puerto de Santa María del Buen Ayre, en honor a la patrona católica de los navegantes sevillanos. Más tarde, en la segunda fundación, Juan de Garay bautizó a la ciudad como Ciudad de la Trinidad y allí comenzó el desarrollo social y político en los actuales terrenos de Plaza de Mayo.

Monumento a Pedro de Mendoza en Parque Lezama

En 1776 se la designó como capital del recientemente creado Virreinato del Río de la Plata, lo que posicionó a Buenos Aires como un puerto importante en el comercio internacional. Más tarde, la ciudad ocupó un rol central en el proceso de la Revolución de Mayo y en la gesta de la independencia de 1816. Así, durante la segunda parte del siglo XIX Buenos Aires creció como puerto por su ubicación estratégica en un contexto donde se la denominaba como el “granero del mundo”.

En 1880 la ciudad se convirtió en la Capital Federal de la República Argentina y ya para el siglo XX era reconocida como una de las principales metrópolis del mundo. Pero recién en el año 1994 Buenos Aires logró su propia autonomía a través de la sanción de su constitución, lo que además permitió que los ciudadanos elijan a sus propios representantes.

La virgen del Buen Aire

La Virgen del Buen Aire pertenece a la ciudad de Cagliari, italia. Según cuenta la leyenda, en el año 1370 arribó a las playas de Cerdeña una caja que contenía la imagen de un virgen que llevaba al niño Jesús y un cirio entre sus brazos. Desde entonces comenzó a ser venerada como la virgen de los navegantes y se la llamó Bonaira o del Buen Aires.

Basílica Nuestra Señora de Buenos Aires

Posteriormente, la virgen llegó a España de la mano de los marineros y su culto se popularizó especialmente en el puerto de Sevilla desde donde partían las expediciones hacia las nuevas conquistas. Y así es que llegó a la zona del Río de la Plata traída por dos sacerdotes que formaron parte del grupo comandado por don Pedro de Mendoza quien llevado por su devoción a la virgen, decidió honrarla otorgándole su nombre a la ciudad fundada.

Desde el año 1932 la ciudad le rinde culto a la virgen Bonaira en una iglesia ubicada en el barrio porteño de Caballito, que fue construida en su homenaje. Ubicada en la avenida Gaona y Espinosa, se denomina Basílica Nuestra Señora de Buenos Aires y se caracteriza por un estilo neogótico.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig