Los semáforos para no videntes son un invento argentino - Billiken
 

Los semáforos para no videntes son un invento argentino

Este sistema permitió que las personas con discapacidad puedan cruzar la calle sin necesidad de pedir ayuda.

En 1983, Mario Dávila creó el primer semáforo para no videntes del mundo. El inventor argentino desarrolló un sistema que tiene como principal objetivo que las personas ciegas usen la audición para saber cuándo cruzar la calle.

Este dispositivo se ubica en la vereda, justo donde las personas esperan que se detengan los autos. Al estar en rojo el semáforo tradicional, este aparato comienza a hacer un ruido intermitente que indica que es momento de cruzar la calle mientras que, cuando hace un ruido más pausado, muestra que se debe aguardar en la esquina.

De esta forma, las personas no videntes o con escasa visión, ya no dependen de otro peatón que los ayude en cada esquina. Dentro de esta alternativa, se contempló a los no videntes que también son sordos. Para ellos, el dispositivo emite una vibración que les permite identificar si pueden o no atravesar la vía pública.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig