Un día cualquiera en la Plaza Mayor de Buenos Aires (actual Plaza de Mayo) en 1810 - Billiken
 

Un día cualquiera en la Plaza Mayor de Buenos Aires (actual Plaza de Mayo) en 1810

En esta infografía vamos a poder darnos una idea de cómo era la vida cotidiana en la ciudad de Buenos Aires en los días de la colonia, cuando se gestaba la Revolución de Mayo.

La Plaza Mayor (hoy Plaza de Mayo)

Fue durante mucho tiempo el lugar donde se reunían los habitantes para vender sus productos. En un comienzo la feria se organizaba una vez a la semana, pero a partir del siglo XVIII fue todos los días, pasando a ser una de las actividades más pintorescas de la ciudad.

Puro barro

Durante el Virreinato el piso de la plaza era de tierra que no estaba apisonada. Cuando se levantaba viento, el polvo ensuciaba a los transeúntes. Pero lo peor ocurría cuando llovía, ya que se transformaba en un verdadero lodazal.

Las casas “en altos”

Eran las que tenían primer piso, como la que se observa en primer plano a la izquierda eran poco comunes. En ellas vivían los vecinos principales. Por ejemplo, esta que ves en la ilustración pertenecía a Francisco Antonio de Escalada, el padre de Remedios, quien luego fue la esposa de José de San Martín.

Buenos modales

Las muestras de cortesía eran comunes en aquella época. Cuando dos personas se cruzaban en su trayecto, una le dejaba el paso a la otra con una inclinación de cabeza, quitándose el sombrero.

El Cabildo

Era la institución municipal por excelencia ya que allí se reunían las asambleas de vecinos para determinar las medidas que regirían el funcionamiento de la ciudad. El primer edificio se construyó en 1608 en tiempos del gobernador Hernandarias.

La Catedral

En esta imagen la vemos sin su fachada actual. Así se vio por más de cincuenta años luego de que el antiguo frente se derrumbara. Las obras recién terminaron en 1824.

El primer empedrado

Era un angosto camino de adoquines que iba del Cabildo hasta el Fuerte, atravesando toda la plaza, y fue el primero que se construyó en la ciudad

La carreta

No solo servía para transportar mercadería, sino también como improvisada tienda. El vendedor solía desplegar una lona para cubrir sus productos de los efectos del sol.

Festejos

Una procesión pasa delante del Cabildo celebrando el aniversario de un santo o el cumpleaños del rey. Según fuera la ocasión, se exhibían las insignias reales o la imagen del santo.

Rituales

Un cortejo cruza la plaza rumbo a una vivienda para llevar el último consuelo a un moribundo. Aquella práctica se llamaba "el viático".

Comerciantes

La cantidad de vendedores era tan abundante dentro y en los alrededores de la plaza que algunos visitantes llegaron a afirmar que los había más en Buenos Aires que en cualquier otra capital del mundo.

De compras

La mayor parte de los productos que se comercializaban eran comestibles. Los pescadores llevaban sus productos colgando de una vara. Las mujeres cargaban canastas con empanadas y otras comidas.

Podés utilizar la imagen de la infografía que se encuentra aquí abajo, o descargar el PDF para una mayor resolución.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig