Francisca Bernardo, la "flor de Villa Crespo", la primera bandoneonista de la Argentina - Billiken
 

Francisca Bernardo, la "flor de Villa Crespo", la primera bandoneonista de la Argentina

La llamaban "Paquita" o "la Flor de Villa Crespo". Además, fue la primera mujer en encabezar una orquesta. Tocó con Osvaldo Pugliese y uno de sus tangos fue grabado por Carlos Gardel. En esta nota, Billiken te cuenta la vida de esta mujer que revolucionó el tango. 
+ Interesante
+ Interesante

Francisca Bernardo, más conocida como “Paquita” o “la flor de Villa Crespo” fue la primera bandoneonista de la Argentina.

Hija de inmigrantes españoles, nació en Buenos Aires el 1 de mayo de 1900, específicamente en una casa ubicada en Gorriti y Canning (Actual Scalabrini Ortiz). Desde pequeña se interesó por la música y a los 15 años comenzó a estudiar en el conservatorio de la profesora Catalina Torres. Allí conoció el bandoneón, gracias a un joven llamado José Servido, quien más tarde se convertiría en un conocido músico y autor del tango El bulín de la calle Ayacucho. El bandoneonista Augusto Berto fue su maestro y lo siguieron Pedro Maffia y Enrique García.

Cabe destacar que en esa época los instrumentos que podían tocar las mujeres eran en piano y la guitarra. Que una mujer tocara el bandoneón estaba mal considerado porque su ejecución implicaba el abrir y el cerrar las piernas, algo escandaloso para la sociedad de ese tiempo. Sin embargo, Paquita defendió su pasión por el instrumento y pudo convencer a su padre, con ayuda de sus hermanos y amigos, para que le permitieran estudiarlo.

Paquita, con su bandoneón

Una carrera exitosa

Ya para la década de 1920, Paquita comenzó su actividad como música actuando en salones y cafés, principalmente de Villa Crespo, acompañada por sus hermanos Arturo o Enrique. Fue entonces cuando comenzaron a llamarla “la flor de Villa Crespo” o “La mujer del bandoneón”.

En 1921 fue contratada para actuar en el Bar Domínguez, un reducto tanguero por excelencia ubicado en Corrientes y Paraná. La acompañaba un sexteto denominado “Orquesta Paquita”, que estaba integrado por jóvenes entre los cuales se encontraba Osvaldo Pugliese. Así, se convirtió en la primera mujer en encabezar una orquesta. Mientras, el público se agolpaba a la entrada para verla y escucharla. Sus ojos oscuros y su cabello enrulado llamaban la atención, al igual que su actitud. Nunca usó pantalones, solía vestir una blusa o camisa blanca y pollera. Y eso, para aquella época, era revolucionario.

Su carrera continuó cultivando éxitos. En los años siguientes actuó en distintos bares importantes, tocó en la inauguración de Radio Cultura y fue la única música mujer en la Gran Fiesta del Tango, organizada por la Sociedad de Compositores en el Teatro Coliseo.

Además de su labor como intérprete, fue compositora. Uno de sus tangos, La enmascarada, con letra de Francisco García Jiménez, fue grabado por Carlos Gardel.

Paquita no llegó a grabar ningún disco y lamentablemente falleció muy joven, en 1925, aparentemente por las consecuencias de un resfrío mal curado, que devino en una neumonía. La música de la “flor de Villa Crespo” se apagó muy pronto pero queda el recuerdo de esta mujer que, contra todos los prejuicios de la época, se animó a desafiar los parámetros sociales.

También te puede interesar: Osvaldo Pugliese, el gran artista referente del tango

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig