Así era la educación durante la Revolución de Mayo: maestros, alumnos y escuelas en 1810 - Billiken
 

Así era la educación durante la Revolución de Mayo: maestros, alumnos y escuelas en 1810

Todos recordamos los actos escolares del 25 de mayo en la escuela, cuando éramos alumnos, pero... ¿Como hubiese sido estudiar en esos días tumultuosos y llenos de agitación? En esta nota te contamos como eran los maestros, los alumnos y las escuelas en 1810.

¿Qué pasaba con los chicos y las clases en los días previos al 25 de Mayo? En Buenos Aires el regimiento de los Patricios había instalado su cuartel donde estaba el Colegio de San Carlos. O sea que los alumnos se quedaron sin aulas ni pizarrones. Y andaban de aquí para allá.

Ilustración: Javier Basile

¿Dónde estudiaremos?

Es era lo que se preguntaban los alumnos por las calles de la capital. Primero los enviaron a un terreno que el colegio tenía fuera de la ciudad. Al lugar lo llamaban “la chacrita de los colegiales”. ¿Sabés dónde estaba ubicado? Donde hoy está el Cementerio de la Chacarita. Ahí permanecieron un par de años, hasta que se mudaron a la espaciosa casa de un rico vecino, don Riglos, que vivía al lado del Cabildo.

Ilustración: Javier Basile

La educación empezaba en las iglesias

Las primeras letras se enseñaban en las parroquias. Lo básico: leer, escribir, sumar y restar. Y mucha religión. En el Colegio de San Carlos (el único de Buenos Aires) o el Montserrat (en Córdoba), se incorporaban otras materias. Como si fuera un secundario.

Ilustración: Javier Basile

¿Y las chicas?

En general, las clases se impartían solo a los varones, aunque a partir de fines del siglo XVIII, y en algunas provincias, se establecieron escuelas para huérfanas y niñas. Los esclavizados afrodescendientes no podían recibir ninguna clase de enseñanza, excepto la cristiana, y solo una vez por semana.

Ilustración: Javier Basile

Era común que los maestros golpearan a los alumnos... ¡Ay!

Los maestros de escuela solían castigar las faltas de estudio o disciplinarias de sus alumnos con un golpe de palmeta en los nudillos de la mano.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig