El nombre, el apellido y el sobrenombre: la historia de cada uno y para qué sirven - Billiken
 

El nombre, el apellido y el sobrenombre: la historia de cada uno y para qué sirven

En un mundo en el que nadie tuviese nombre, ¿cómo haríamos para llamarnos los unos a los otros? “¡Eh! ¡Tú! ¡El de las orejas pequeñas y los pelos parados!” Te brindamos un material para trabajar esta temática en primer ciclo.

El nombre es una marca de identidad, es decir, algo que ayuda a que seamos únicos.

No nace por sí solo, lo piensan papá y mamá y, a veces, pueden elegir el nombre de algún tatarabuelo o alguna tía. Otras veces, lo copian de algún personaje que les gustó mucho. ¡Hasta puede ser el nombre de un héroe o de una heroína de novela!

Hace muchísimos años, gente tenía un solo nombre. Entonces, para diferenciar a dos Rodrigos, había que agregar algún detalle más. Por ejemplo, uno era Rodrigo el de la Sierra (porque allí es donde vivía) y el otro, Rodrigo el Herrero (porque a eso se dedicaba).

Con el tiempo, estas pequeñas aclaraciones fueron modificándose, hasta que finalmente se convirtieron en apellidos. Todas las personas al nacer tienen un apellido. Hasta hace algún tiempo, solía ser el mismo que el del padre, aunque ahora puede ser también el de l amadre, o ambos..

Ahora los mismos dos Rodrigos se llamarían Rodrigo de la Sierra y Rodrigo Herrero.

Los amigos de Rodrigo Herrero saben que le gusta mucho el cine, y por eso le dicen Peli, por la palabra película. Ése es su sobrenombre, un nombre que por lo general suele ser cariñoso y que hace aún más única a la persona.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig