¿Sabés cuál es el origen del cuaderno escolar? - Billiken
 

¿Sabés cuál es el origen del cuaderno escolar?

Los orígenes del cuaderno escolar único se remontan al año 1920. Se trató de uno de los intentos de reforma propiciados por algunos representantes del movimiento llamado “Escuela Nueva”. En esta nota, Billiken te cuenta la historia detrás de este objeto escolar.
+ Interesante
+ Interesante

Tal como lo indican María Cristina Linares y otros autores en “Abecedario escolar. Historia de objetos y prácticas” (2007), en Argentina hasta fines del siglo XIX el papel era un bien de lujo importado y, por lo tanto, un recurso costoso para la labor escolar. En 1884 se fundó la primera fábrica de papel llamada “La Argentina”, que en sus comienzos solamente vendía papel para diarios y embalaje. Por esa razón durante mucho tiempo en la escuela se emplearon recursos más accesibles que el papel: la pizarrita manual y los cajones o las mesas de arena. Había que esperar hasta los grados más avanzados de escolaridad para comenzar el proceso de aprendizaje de la escritura mediante el uso de papel

El debate en torno al papel en el siglo XIX

En 1880 surgieron diversas disputas en torno al papel y la pizarra. Esas discusiones giraban alrededor de la higiene y los beneficios didácticos para aprender a escribir. Sin embargo, la polémica no alcanzó a todos los escolares. Aquellos que tenían posibilidades económicas escribían en cuadernos de clase “San Martín”, uno para cada materia. Aquellos que no, continuaban utilizando la pizarrita. 

¿Cuándo surgió el cuaderno escolar único?

Los orígenes del cuaderno escolar único se remontan al año 1920. Fue uno de los intentos de reforma propiciados por algunos representantes del movimiento llamado “Escuela Nueva”. La iniciativa se debió al profesor José Rezzano, quien creó el “Sistema de labor y programas del Consejo Nacional N°1”. Para entonces, las escuelas todavía no habían unificado criterios de trabajo con el cuaderno. Por el contrario, se utilizaba una gran variedad de cuadernos: de aritmética, de caligrafía, de escritura, de apuntes, etcétera. Frente a esta multiplicidad, el cuaderno único se presentó como una novedad significativa y a la vez polémica. Las reformas impulsadas desde el movimiento de la “Escuela Nueva” encontraron una importante resistencia por parte de las autoridades gubernamentales. También algunos pedagogos hicieron alegatos en contra del cuaderno único o críticas a todo tipo de reforma que intentara realizar el movimiento. 

El cuaderno escolar único

El cuaderno escolar único cumplió un rol central en el marco de una nueva propuesta de organización institucional. Por un lado, intentó sistematizar y simplificar internamente la labor escolar. Por el otro, respondió al concepto de trabajo taylorista imperante en la época, lo que creó un isomorfismo entre la escuela y la industria. Se convirtió en un “cuaderno del hacer”. Hacer ejercicios implicaba sustituir a la escuela verbalista. “Que no digan, que no hablen, que lo hagan”, eran expresiones que hacían referencia al trabajo de los niños en el cuaderno. Sin embargo, la utilización del cuaderno único escolar no llegó a representar las transformaciones propuestas por el movimiento de la “Escuela Nueva”. Los ejercicios, la pulcritud, la letra linda, el cuaderno borrador o de tareas siguieron presentes. Con el tiempo, el cuaderno único terminó adaptándose a las necesidades de los maestros normalistas, lo que generó un nuevo producto: el cuaderno de clases. Este material sirvió para controlar más fácilmente la tarea.

También te puede interesar: ¿Sabés cuál es el origen del aula para la escuela primaria?

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig