Las maestras de principios del siglo XX firmaban un contrato de trabajo sumamente estricto - Billiken
 

Las maestras de principios del siglo XX firmaban un contrato de trabajo sumamente estricto

Las mujeres empezaron a enseñar en las escuelas recién a fines del siglo XIX, lo que fue un gran cambio en el ámbito educativo. Sin embargo, tenían la obligación de firmar un contrato muy exigente. En esta nota, Billiken te cuenta cuáles eran las reglas que debían seguir las maestras de ese momento.

Durante varios siglos los maestros no fueron profesionales de la enseñanza. Se trataba únicamente de hombres comunes, sin ninguna preparación pedagógica, que tenían conocimientos de algún tema y ganaban dinero al enseñarlo de manera informal. Cualquier escribano, panadero o cura, por ejemplo, podía ser maestro. Las clases se daban en las propias casas, en talleres, en alguna municipalidad, iglesia o convento.

Tal como lo indican Carla Baredes y Pablo Pineau en “La escuela no fue siempre así” (2008), hacia el siglo XVI hubo quienes empezaron a decir que los maestros debían tener herramientas útiles al momento de enseñar, tanto para conocer a los niños y niñas como para evaluar sus conocimientos. Fue recién en 1794, en París, cuando se fundó la primera “escuela normal”, donde se podía estudiar para ser maestro. Cincuenta años más tarde, ya había escuelas normales en muchos lugares del mundo y para ser maestro había que obtener primero el título habilitante para ejercer la profesión. Sin embargo, el verdadero cambio en el ámbito educativo llegó a principios del siglo XX, cuando enseñar pasó a ser una tarea también de las mujeres

Grupo de maestras de principios de siglo XX

Las estrictas reglas que las primeras maestras mujeres aceptaban al firmar sus contratos

Al principio, la idea de que las mujeres dieran clases causó alboroto. A principios del siglo XX muchas personas creían que las mujeres no estaban capacitadas para realizar tareas en las que se tuviera que pensar o tomar decisiones, como enseñar, votar u opinar. 

Una vez que se aceptó la idea de que las mujeres podían ser maestras, se les puso demasiadas exigencias. Antes de empezar a trabajar tenían que firmar un contrato en el que se indicaba qué podían hacer y qué no. Entre otras cuestiones, no podían casarse ni andar en compañía de hombres. Tampoco tenían permitido fumar cigarrillos o tomar cerveza, pasear por la ciudad, usar ropa de colores brillantes o usar vestidos que quedaran a más de cinco centímetros por encima de los tobillos. No podían viajar en coche o automóvil con ningún hombre, excepto padres o hermanos. Debían usar, al menos, dos enaguas y tenían prohibido maquillarse. Por último, en el ámbito del aula debían barrer el suelo y limpiar el pizarrón.

También te puede interesar: ¿Sabías que el recreo en las escuelas argentinas fue introducido por Juana Manso?

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig