18 de octubre: fallecimiento de Thomas Alva Edison, el creador de la bombilla incandescente - Billiken
 

18 de octubre: fallecimiento de Thomas Alva Edison, el creador de la bombilla incandescente

El hombre de los mil inventos. Además, desarrolló el fonógrafo, la cámara de cine y las muñecas parlantes, entre otras cosas. En esta nota, Billiken te cuenta su biografía.
+ Interesante
+ Interesante

Un 18 de octubre de 1931 fallecía Thomas Alva Edison, el hombre de los mil inventos. Había nacido en 1847 en los Estados Unidos y fue un inventor, científico y empresario, que desarrolló muchos dispositivos que han tenido gran influencia en todo el mundo, como el fonógrafo, la cámara de cine y la bombilla incandescente.

En la segunda mitad del siglo XIX, las casas se iluminaban con lámparas alimentadas a kerosene o a gas. Los inventores de la época probaban con la electricidad, pero lo queman todo. Hasta que alguien inventó una lámpara o bombita con un lamento central que podía durar una docena de horas sin quemarse.

Y durante esas horas la luz que sale de allí es mucho más potente y estable que las que producen el gas o el kerosene. Si bien el invento es bueno, resulta muy caro. Hasta que Thomas Alva Edison desarrolla algo mejor todavía: una lámpara con lamento de carbono encerrado al vacío que dura mucho más: unas cuarenta horas.

Ese era el comienzo. Después se perfeccionaría hasta durar mucho más. Para entonces, su inventor era dueño de una empresa, se había convertido en millonario y no paraba de seguir inventando cosas.

Otros inventos de Edison

Ya había sido la luz con la lamparita incandescente. Pero Edison era una persona muy inquieta e ingeniosa, así que inventó el fonógrafo: el primer aparato que reprodujo el sonido. El primer sistema de audio, para decirlo con palabras actuales. El invento fue una verdadera revolución, porque permitió el nacimiento de la industria discográfica, llevando la música a todas partes sin necesidad de que el artista esté presente.

Aunque haya sido un invento de los hermanos Lumière, el cine le quitó a Edison el sueño durante bastante tiempo. Por eso creó el kinetoscopio, un aparato que era el antecesor del proyector de películas. Pero el kinetoscopio solo servía para que las imágenes las viera una sola persona a través de un visor. Entonces, más tarde, inventó el vitascopio, que esta vez sí permitió proyectar imágenes sobre una pantalla, para que pudieran verlas muchas personas al mismo tiempo.

Pero Edison no terminó allí. También inventó la primera cámara de cine y el micrófono de carbón, que registra la voz humana con muchísima nitidez.

Como si todo lo que ya había inventado fuese poco, Edison le buscó otras aplicaciones al fonógrafo y lo incluyó dentro de las muñecas. Así es como surgieron las muñecas parlantes. Metía adentro un cilindro con una voz grabada, que se ponía en marcha con la inclinación de la muñeca.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig