El cerro Tronador, el volcán inactivo más ruidoso de Argentina - Billiken
 

El cerro Tronador, el volcán inactivo más ruidoso de Argentina

El cerro Tronador es un volcán inactivo que se encuentra en la zona sur de la Cordillera de los Andes, en la frontera entre Argentina y Chile. Su nombre se debe al ruido que produce, que es similar al de los truenos, por los frecuentes desprendimientos y caídas de seracs en los glaciares que lo componen. En esta nota, Billiken te cuenta todos los detalles del lugar.
+ Interesante
+ Interesante

El cerro Tronador es un volcán inactivo que se encuentra en la zona sur de la Cordillera de los Andes, en la frontera entre Argentina y Chile. Está cerca de San Carlos de Bariloche, la ciudad más poblada de la provincia de Río Negro (Argentina).

¿Cómo es el cerro Tronador?

El origen del cerro Tronador está asociado al proceso de formación de la Cordillera de los Andes en el período pleistoceno. Con el correr de los años, el cerro ha sufrido una importante erosión debido a los glaciares que se sitúan sobre él, que han escarpado y reducido sus laderas hasta casi perder la forma de un volcán típico. 

Cerro Tronador

El cerro Tronador separa dos parques nacionales: el “Vicente Pérez Rosales” en la provincia de Llanquihue (Chile) y el “Nahuel Huapi” en las provincias de Río Negro y Neuquén (Argentina). Su nombre se debe al ruido que produce, que es similar al de los truenos, por los frecuentes desprendimientos y caídas de seracs en los glaciares que lo componen. Tiene una altura de 3478 metros sobre el nivel del mar y posee un total de siete glaciares, los cuales se encuentran actualmente en remisión a causa de fenómenos de calentamiento climático. Desde los glaciares que rodean al cerro Tronador surgen varios arroyos, que confluyen en Pampa Linda hasta formar el río Manso. También el río Blanco y otros afluentes del lago Todos Los Santos provienen de sus glaciares.

En el lugar hay numerosos senderos con diversas dificultades, lugares para acampar y refugios para la práctica del montañismo. El esquí de travesía, el snowboard, la caminata con raquetas y la escalada en hielo forman parte de la gran diversidad de actividades que se pueden practicar en el cerro Tronador

Cerro Tronador

La historia detrás del cerro Tronador

Las primeras menciones del cerro Tronador se le adjudican al jesuita Miguel de Olivares, quien ya en el siglo XVIII mencionaba su forma volcánica y su constante presencia de nieve. Steffen realizó los primeros aportes a la literatura científica en 1909 y en 1910 Bailey Willis produjo la cartografía más aproximada hasta entonces de la zona.

Los intentos de ascender el cerro Tronador comenzaron en 1911, cuando Federico Reichert llegó a cien metros de la cumbre, la cual se presentaba como un obstáculo muy difícil de superar para la época. Años después, en 1933, Tutzauer y Meiling llegaron a cincuenta metros de la cima, pero tuvieron que desistir por el mal tiempo. Finalmente, el 29 de enero de 1934 Hermann Claussen conquistó la cumbre solo y tuvo que pasar la noche en ella. El segundo ascenso lo realizó Otto Meiling el 6 de marzo de 1937. 

Cerro Tronador

También te puede interesar: ¿Sabías que el monte Fitz Roy fue declarado “Monumento Natural”?

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig