Los escritores latinoamericanos ganadores del Premio Nobel de Literatura - Billiken
 

Los escritores latinoamericanos ganadores del Premio Nobel de Literatura

Fueron el poeta mexicano Octavio Paz en el año 1990, los chilenos Gabriela Mistral (1945) y Pablo Neruda (1971), el guatemalteco Miguel Ángel Asturias (1967), el inolvidable Gabriel García Márquez (1982) y el peruano Mario Vargas Llosa (2010).
+ Interesante
+ Interesante

El Premio Nobel de Literatura es uno de los galardones más prestigiosos del mundo dedicados a las letras. Otorgado por la Academia Sueca desde el año 1901, se concede a un autor o autora cuya obra haya sido significativa y destacada y su dotación asciende a los ocho millones de coronas suecas, algo menos de un millón de euros.

Hasta el momento, los latinos que han recibido el galardón fueron: el poeta mexicano Octavio Paz en el año 1990, los chilenos Gabriela Mistral (1945) y Pablo Neruda (1971), el guatemalteco Miguel Ángel Asturias (1967), el inolvidable Gabriel García Márquez (1982) y el peruano Mario Vargas Llosa (2010).

Octavio Paz

Fue poeta, ensayista y diplomático mexicano. Fue el primer mexicano en obtener el Nobel. Además, recibió el premio Cervantes en 1981. Se le considera uno de los más influyentes autores del siglo XX y uno de los grandes poetas de todos los tiempos.

A los diecisiete años publica sus primeros poemas en la revista Barandal (1931). Posteriormente dirige las revistas Taller (1939) e Hijo pródigo (1943). En un viaje a España contacta con intelectuales de la república española y con Pablo Neruda, contactos que le influencian fuertemente en su poética. Hasta finales de septiembre de 1937 permaneció en España, donde conoció personalmente a Vicente Huidobro, Nicolás Guillén, y Antonio Machado, entre otros grandes.

Los diez años que transcurren entre 1943 y 1953 lo encuentran viviendo en distintas ciudades norteamericanas y en París. Al finalizar ese período vuelve a México, donde fundó el grupo poético y teatral Poesía en Voz Alta, y posteriormente inició sus colaboraciones en la Revista Mexicana de Literatura. Más tarde, en la década de 1960 inició su actividad diplomática que finalizó en 1968. También ejerció la docencia en distintas universidades europeas y americanas, mientras dictaba conferencias y fundaba revistas culturales.

La obra de Octavio Paz puede dividirse entre la lírica y el ensayo. En cuanto a la poesía, atravesó distintos periodos, uno de ellos caracterizado por el surrealismo. Acá la reflexión sobre el destino del hombre se convirtió en uno de los tópicos principales. Algunos de sus libros de poesía fueron: Libertad bajo palabra (1949), Piedra de sol (1957), Salamandra (1962), Pasado en claro (1975), Vuelta (1976) y Árbol adentro (1987).

Cono ensayista, Paz ocupó un lugar importante dentro de la discusión artística, política y social del país. Con una gran capacidad analítica, trató una variedad de temas, desde el arte y la literatura hasta la sociología y la lingüística, pasando por la historia y la política.

El 19 de abril de 1998, Octavio Paz a sus 84 años de edad, murió en el barrio de Santa Catarina, Coyoacán, Ciudad de México.

Gabriela Mistral

Su nombre real era Lucila Godoy Alcayaga. De niña, deseaba dedicarse a la enseñanza pero su familia no podía pagarle los estudios. Así que se formó a sí misma, trabajando como ayudante en diversas escuelas. Años más tarde, sin pasar por el magisterio, recibió el título oficial de profesora, lo que le permitió trabajar en colegios secundarios de todo el país. Llegó a ser tan reconocida como educadora que viajó a México, invitada por el gobierno, para colaborar en la reforma educativa que se estaba gestando allí.

Mientras se desempeñaba como profesora, escribía artículos sobre educación y también poemas. Se inventó un seudónimo, Gabriela Mistral, para homenajear a los poetas Gabriele D’Annunzio y Frédéric Mistral, a quienes admiraba profundamente. Con los años desarrolló un lenguaje poético llano y despojado, cargado de emociones elementales y poderosas.

Sus grandes temas fueron el dolor y el amor. Su fama aumentó y la puso en contacto con los grandes escritores e intelectuales de la época. Un contacto profesional que llegó a ser su gran amigo fue Constancio C. Vigil, el fundador de la revista argentina Billiken. Vigil se sumó a la campaña para postular a Gabriela al Premio Nobel de Literatura. Se lo otorgaron en 1945 por “su poesía lírica que, inspirada por emociones poderosas, ha hecho de su nombre un símbolo de las aspiraciones idealistas del mundo latinoamericano entero”. Gabriela es una de las escritoras más reconocidas de Latinoamérica. Décadas después de su fallecimiento, sus textos siguen cobrando vida cada vez que alguien los lee.

Pablo Neruda

Fue una de las máximas figuras de la poesía hispanoamericana del siglo XX. Su obra, Veinte poemas de amor y una canción desesperada es quizá el libro más leído en la historia de la poesía.

Nació el 12 de julio de 1904 en Parral, en la región chilena de Maule, y su nombre real era Neftalí Ricardo Reyes Basoalto. Comenzó trabajando en un periódico y luego, en Santiago, se incorporó como redactor a la revista Claridad, en la que publicó poemas de su autoría. En 1924 alcanzó fama mundial con la publicación de su icónico libro Veinte poemas de amor y una canción desesperada.

Hacia 1926 comenzó una carrera consular que lo hizo viajar por distintos países y vivir en Birmania, Ceilán, Java, Singapur y, entre 1934 y 1938, en España, donde se relacionó con Federico García Lorca y otros importantes escritores de la denominada Generación del 27.

En 1939 regresó a su país natal y su obra tomó tintes militantes ya que había ingresado al Partido Comunista. Más adelante, logró acceder a una banca como senador, desde la cual denunció las desigualdades y abusos de poder. Luego viajó a México, y pasó por los países del este de Europa, China y la URSS

En 1945 fue el primer poeta en ser galardonado con el Premio Nacional de Literatura de Chile. Y en 1971 obtuvo el Nobel de Literatura. Luego, el presidente chileno Salvador Allende lo nombró embajador en París.

Falleció en Santiago el 23 de septiembre de 1973, profundamente afectado por el golpe de estado del general Augusto Pinochet, que doce días antes había derrocado a Salvador Allende.

Miguel Ángel Asturias

Fue periodista, poeta, narrador, dramaturgo y diplomático guatemalteco y está considerado como uno de los protagonistas de la literatura hispanoamericana del siglo XX. Precursor en nuevas técnicas narrativas, también fue un exponente del denominado "realismo mágico", como García Márquez.

Nació en la Ciudad de Guatemala el 19 de octubre de 1899. Se recibió de Bachiller y ya por esa época es que comenzó a escribir y realizó el primer borrador de una historia que más tarde se convertiría en la novela El señor presidente. Después de un año de estudio de medicina en la universidad, cambió de carrera y finalmente obtuvo su título de abogado en 1923. Además, recibió el Premio Gálvez por su tesis sobre la problemática de los indígenas.

El primer libro publicado de Asturias fue Leyendas de Guatemala (1930), una colección de nueve historias que exploran los mitos mayas de la época precolonial, así como temas que se refieren al desarrollo de una identidad nacional guatemalteca. Por su parte, su célebre novela El señor presidente (1946) retrata a un típico dictador latinoamericano —como también hicieron Valle Inclán en Tirano Banderas y García Márquez en El otoño del patriarca. Su obra maestra es quizá Hombres de maíz (1949), novela en la que se aprecian las voces y los rostros de la injusticia, pero en términos de cruda explotación colonial. En esta misma línea se encuentran dos de sus principales obras: Mulata de tal y Tres de cuatro soles, en las cuales el autor incorpora a su novelística sus conocimientos antropológicos sobre mitología maya.

Asturias también se caracterizó por el compromiso social. Se opuso abiertamente a la dictadura de Estrada Cabrera, y más tarde se desempeñó como embajador de Guatemala en varios países de América Latina y Europa.​ Sus opiniones políticas se reflejan en varias de sus obras e incluyen: la colonización española de América Latina y el declive de la civilización maya; los efectos de las dictaduras políticas en la sociedad; y la explotación del pueblo guatemalteco por empresas agrícolas extranjeras.

Falleció en 1974. Luego de su muerte, el gobierno reconoció su contribución a la literatura guatemalteca mediante la creación de premios literarios y becas en su nombre. Uno de ellos es el premio literario más distinguido del país, el Premio Nacional de Literatura "Miguel Ángel Asturias".

Gabriel García Márquez

Gabo fue uno de los escritores más importantes de la narrativa latinoamericana y creador del denominado realismo mágico.

Entre sus libros más conocidos, se encuentran: El coronel no tiene quien le escriba (1961), El amor en los tiempos del cólera (1985), El general en su laberinto (1989), El otoño del patriarca (1975). Pero quizá su obra más emblemática sea Cien años de soledad, la novela que narra las peripecias de la familia Buendía a lo largo de las décadas y que tiene a Macondo como espacio emblemático y mágico. Mezcla entre ficción y realidad, dicen que García Márquez se inspiró en su propia infancia para construir a los personajes y situaciones de esta historia que ha quedado en la memoria colectiva. La novela se tradujo a más de 25 idiomas y se han editado millones de ejemplares.

Pero Gabo no sólo escribió novelas sino que también se destacó en géneros como el cuento, la crónica y el periodismo. A través de su gran obra García Márquez creó un universo absolutamente propio y particular, donde la magia y la realidad cotidiana parecen ser dos caras de la misma moneda. La realidad latinoamericana aparece reconstruida con todas sus problemáticas y conflictos pero con toda la fantasía y la imaginación que puede habitar en lo cotidiano. Sus novelas y cuentos han hecho emocionar a millones de personas alrededor del mundo.

Mario Vargas Llosa

Vargas Llosa, considerado uno de los exponentes del de las décadas del 60 y 70 del siglo XX, es autor de obras como La ciudad y los perros (1963), Conversación en la catedral (1969), La tía Julia y el escribidor (1977) y La fiesta del chivo (2000), entre muchas otras.

Nació en 1936 en Arequipa, Perú. En 1958 se graduó en Derecho y Literatura y viajó a Madrid para cursar los estudios de doctorado en la Universidad Complutense. Al finalizar, se estableció en París y hacia finales de la década de 1960 ya se consolidó como escritor. En 1993 obtuvo la nacionalidad española, sin por ello renunciar a la peruana. Ingresó en la Real Academia Española de la Lengua en 1994.

Además de las obras ya mencionadas, merecen destacarse Pantaleón y las visitadoras (1973) -llevada al cine por él mismo en 1975 y por Francisco J. Lombardi en 1999-, La guerra del fin del mundo (1981), ¿Quién mató a Palomino Molero? (1986), El paraíso en la otra esquina (2003) y Travesuras de la niña mala (2006). Además de la narrativa, Vargas Llosa ejerció el periodismo, la crítica literaria y el ensayo. Asimismo, incursionó en la escritura teatral con la obra La señorita de Tacna (1981).

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig