"Vecinos invasores", la película que adelantó el conflicto con los carpinchos en Nordelta - Billiken
 

"Vecinos invasores", la película que adelantó el conflicto con los carpinchos en Nordelta

+ Interesante
+ Interesante

Una tortuga y sus amigos del bosque, al finalizar la temporada de hibernación, descubren que su territorio natural, de pronto, está lleno de casas. Un gran muro les impide acceder al espacio de recolección de alimentos para el próximo invierno. El bosque se redujo a un pequeño parque emplazado en medio de una nueva urbanización. Pronto, descubrirán que pueden sacar provecho de estos inesperados vecinos humanos. Emprenderán un camino plagado de aventuras donde aprenderán a convivir con un extraño mundo urbanizado.

Este es el argumento de “vecinos invasores”, la película animada del año 2006 dirigida por Tim Johnson y Karey Kirkpatrick y que contó con las voces de actores de la talla de Bruce Willis y Steve Carell, entre otros. Uno de los planteos que deja la película es quiénes son los verdaderos invasores ¿Los animales que se meten en las casas en búsqueda de comida? ¿O los humanos que están viviendo en un territorio que le fue ganado al bosque?

Hoy, en el marco del conflicto por la aparición de carpinchos en Nordelta, esta cuestión se coloca en el centro del debate. A lo largo de la historia, las ciudades han avanzado ganando territorio sobre diversos espacios naturales y alterando los ecosistemas. El crecimiento urbano se logró a costa del avance sobre la naturaleza. Así, las ciudades se han expandido a un ritmo acelerado, desdibujando los límites entre el espacio humano y el reino animal, de manera que estos últimos han tenidos que migrar o cambiar sus hábitos para sobrevivir en un terreno hostil.

Nordelta está asentado sobre un terreno de humedales. Los humedales son áreas que permanecen en condiciones de inundación o con suelo saturado con agua durante períodos considerables de tiempo. El agua es el elemento clave que define sus características físicas, vegetales, animales y sus relaciones. Además, son considerados recursos naturales de gran valor estratégico porque constituyen grandes reservas de agua dulce.

La presencia de los carpinchos en los terrenos de Nordelta se debe a que ese era uno de sus ecosistemas naturales. Por su parte, los vecinos del barrio han denunciado que los animales han provocado destrozos en sus jardines, heridas en animales domésticos y accidentes de tránsito. Podemos preguntarnos entonces: en este barrio privado ¿quiénes son los verdaderos invasores? La respuesta no es unívoca sino que implica pensar la problemática desde diversas aristas.

"El desmonte hizo que los carpinchos que estaban en ese lugar pasen a la zona más urbana buscando nuevos lugares donde establecerse", describió la especialista en ecología y manejo de carpinchos, María José Corriale, en diálogo con Página 12. Por su parte, el especialista Adelmar Funk, Director del Complejo Ecológico de América, explicó a La Nación que los carpinchos no aparecieron en este exclusivo barrio sino que regresaron. "En Nordelta tiene que ver con que crearon un ecosistema que favorece el regreso de estas especies. Los carpinchos suelen tener muchas crías; cuando te diste cuenta de que aumentó la población es porque ya tenés el problema encima".

Según estimaciones de la Revista Gente, actualmente hay 400 carpinchos en la zona y se estima que para 2023 habrá 3.500, por lo que consideran que la situación es insostenible.

El avance de la urbanización y de los negocios inmobiliarios constituyen un problema para los humedales. Es por eso que muchas organizaciones reclaman la sanción urgente de la ley de humedales.

Conociendo al carpincho

El carpincho es un roedor herbívoro anfibio, que por su tamaño resulta el mayor de los roedores vivientes. Está presente en Panamá y gran parte de Sudamérica, hasta el sur de la provincia de Buenos Aires, en Argentina.

Un ejemplar adulto de carpincho pesa alrededor de 55 Kg y mide más de 1 metro de largo y entre 50 y 62 cm de altura. Es un animal robusto, de cola muy corta y no visible, con un aspecto semejante al de un cobayo gigante.

Posee tronco macizo, cabeza gruesa y pesada, y un hocico truncado y ancho. Los ojos son pequeños, las orejas poco desarrolladas y tiene el labio superior muy hendido. Las patas tienen escasa longitud; las anteriores poseen cuatro dedos y las posteriores tres. Los dedos de ambas extremidades están unidos por una pequeña membrana natatoria. El pelaje es denso, corto y bastante áspero. La coloración general es gris castaño uniforme en todas partes.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig