Vincent Van Gogh, el pintor que durante su vida solo vendió una pintura y hoy valen millones - Billiken
 

Vincent Van Gogh, el pintor que durante su vida solo vendió una pintura y hoy valen millones

Famoso por sus conocidos girasoles, durante los últimos treinta meses de su vida llegó a realizar 500 obras y en sus últimos 69 días firmó hasta 79 cuadros. En esta nota, Billiken te cuenta su vida y obra.
+ Interesante
+ Interesante

Antes de ser pintor, Vincent Van Gogh había sido pastor, tarea que cumplió con gran fervor. Le tocó ser misionero en una humilde parroquia de una zona minera de Bélgica. En medio de esa comunidad cerrada, que no quería distracciones más allá de su trabajo, sobresalía aquel joven pelirrojo fanatizado con la religión, que los iba a buscar a la casa y les daba lo que no tenía con tal de que fueran a la iglesia. Al final decidió darle un cambio a su vida y optó por dedicarse a pintar: tenía por entonces 27 años.

“La noche estrellada” es una de las pinturas más famosas de la historia del arte. Hoy se encuentra exhibida en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, que pagó millones por ella. Cuando Van Gogh la terminó, en 1889, él no estaba bien y se había recluido voluntariamente en el sanatorio para enfermos mentales de Saint-Rémy-de-Provence, en Francia. Durante los últimos treinta meses de su vida llegó a realizar 500 obras y en sus últimos 69 días firmó hasta 79 cuadros. Más de uno por día.

En este famoso cuadro aparece un cielo nocturno lleno de nubes que giran, estrellas ardiendo con su propia luz, y una Luna creciente que brilla. El cielo parece estar en movimiento, la naturaleza lo envuelve todo en sucesivas pinceladas.

En París

Uno de los mejores momentos de la vida de este pintor fue cuando se instaló en la capital francesa y pudo conocer y hacerse amigo de notables artistas de la época, como Henri de Toulouse-Lautrec, Paul Gauguin, Georges Seurat, Paul Signac, Camille Pissarro y Paul Cézanne, entre otros. Su mundo se agigantó. Se enteró de todas las novedades del mundo de la pintura y conoció las maravillosas estampas japonesas. Pleno de entusiasmo, su pintura se llenó de color y de luz, como las de sus amigos impresionistas. Fue muy feliz.

Girasoles y campos de trigo

Otras obras de Van Gogh maravillan al mundo y nunca faltan en las cubiertas de los libros de arte o en los catálogos de reproducciones. Ellas son, por ejemplo, su serie de los girasoles, donde muestra a esta flor en distintas etapas de su vida, sola o en floreros. Y la famosa Trigal con cuervos, de la que dicen que fue la última que hizo. Impresiona la angustia que transmite este cuadro, donde se ve un cielo nublado lleno de cuervos sobre un campo de trigo, y un camino que no lleva a ninguna parte. Murió poco después de un disparo en el pecho que él mismo se habría dado. Tenía apenas 37 años. Enterado de la noticia, su hermano Theo quedó muy triste y murió un año después.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig