Mary Mann, la amiga norteamericana con quien Sarmiento mantuvo una gran relación epistolar - Billiken
 

Mary Mann, la amiga norteamericana con quien Sarmiento mantuvo una gran relación epistolar

 A lo largo de más de dos décadas intercambiaron una cantidad de cartas, que hoy se conservan en el Museo Histórico Sarmiento. En esta nota, Billiken te cuenta quién fue esta extraordinaria educadora. 
Educadores
Educadores

Sarmiento ha viajado por distintos países pero fue en Estados Unidos donde tuvo sus experiencias más reveladoras en cuanto a la educación. De allá, trajo la idea de exportar maestras para que enseñen en el país y también en las tierras norteamericanas conoció a un matrimonio de educadores con quienes mantuvo una larga amistad: la pareja entre Horace y Mary Mann.

Con ella, Sarmiento mantuvo una larga amistad que se vislumbra en una cantidad de cartas que intercambiaron a lo largo de más de dos décadas y que hoy se conservan en el Museo Histórico Sarmiento.

En los encuentros que el padre del aula tuvo en Estados Unidos, Mary oficiaba de traductora y posteriormente tradujo algunos escritos de Sarmiento como Facundo -Civilización y Barbarie- y fragmentos de Recuerdos de Provincia, al inglés. Ahora bien ¿Quién fue esta mujer que ha tenido un lugar tan importante en la vida de Sarmiento?

Su nombre completo era Mary Tyler Peabody y nació en Massachusetts el 16 de noviembre de 1806. Su padre era médico y su madre maestra y escritora. A los 18 años ya comenzó a trabajar como maestra y junto con una de sus hermanas, crearon una escuela para niñas en Boston, que tuvo un gran éxito.

Hacia 1832 Mary se instaló, junto con su hermana Elizabeth, en una casa de huéspedes en el barrio de Beacon Hill, donde conoció al que sería su esposo. Al año siguiente, ella viajó a Cuba para acompañar a otra de sus hermanas quien no estaba bien de salud. Allí trabajó como institutriz. Mientras tanto, Elizabeth y Horace Mann construían, en Boston, una relación casi de hermanos, sustentada en una gran compatibilidad intelectual. Desde Cuba, Mary intercambiaba cartas con Horace.

En la primavera de 1835 Mary regresó a Boston y consiguió empleo en una tutoría a estudiantes de italiano. Después regresó a Salem y estableció una escuela para niños pequeños en su casa, establecimiento resultó ser un éxito. A la vez, comenzó a escribir obras educativas para niños y padres. Paralelamente, trabajaba como secretaria de Horace, con quien se casó en mayo de 1843 y tuvieron tres hijos.

En 1859, Horace fallece a causa de la fiebre tifoidea y Mary decide regresar a Massachusetts, su lugar natal. Una vez allí, escribió la biografía de su esposo y siguió redactando una variedad de publicaciones periódicas sobre temas relacionados con la educación. Además, tradujo obras del español al inglés, supervisó la educación de sus hijos, y participó activamente en la labor filantrópica

A sus ochenta años, Mary comenzó a escribir su primera novela: Juanita: A Romance of Real Life in Cuba Fifty Years Ago (Juanita: Un romance de la vida real en Cuba hace cincuenta años) que apareció póstumamente, en 1887.

Testigo de la pasión por la educación que Sarmiento manifestaba, Mary lo asistió para encontrar y reclutar a las mejores maestras de EE. UU. A cambio, el Gobierno argentino ofrecía excelentes salarios y escuelas totalmente nuevas para organizar y dirigir a cualquier maestra estadounidense que quisiese trabajar en Argentina.

En total las cartas que intercambiaron Mary y Sarmiento fueron 156 cartas y fueron escritas entre 1865 y 1884, tanto en español como en inglés.

También te puede interesar: La carta donde Sarmiento cuenta sobre la llegada de la primera maestra norteamericana

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig