1809-1810: así fueron los meses "al rojo vivo" que precedieron a la Revolución de Mayo - Billiken
 

1809-1810: así fueron los meses "al rojo vivo" que precedieron a la Revolución de Mayo

Los ánimos estaban caldeados en todo el continente y especialmente en el Río de la Plata. Te contamos cómo se vivieron los meses anteriores al 25 de mayo de 1810.

Los ánimos estaban caldeados en todo el continente. En el Río de la Plata, luego de las Invasiones Inglesas, los habitantes del virreinato habían perdido la confianza en las instituciones de gobierno que representaban a la corona española y los representantes del rey sufrieron otros cuestionamientos antes del 25 de mayo de 1810. Se hacía sentir cada vez más la voz de los que pedían un gobierno "criollo" y el cuestionamiento del virreinato como forma de gobierno. Así se llegó a los sucesos de la Semana de Mayo. Pero veamos que sucedió los meses anteriores

La asonada de Álzaga

Uno de los héroes de la Defensa de Buenos Aires fue el vasco Martín de Álzaga, quien el 1° de enero de 1809 pretendió reemplazar al virrey Liniers por una junta de gobierno.

Álzaga fue apoyado por la mayoría de los batallones de españoles, los miembros del Cabildo, la Audiencia y algunos vecinos ilustres como Juan Larrea y Mariano Moreno.

La oportuna intervención de Cornelio Saavedra, jefe de los Patricios, salvó al gobierno de Liniers. Desde entonces, Saavedra pasó a ser el hombre fuerte de Buenos Aires.

Álzaga y otros sublevados fueron enviados presos, pero en el camino los rescató Francisco de Elío, quien presidía en Montevideo una junta opositora a Liniers.

1810
Asonada de Álzaga

Juntas en el Alto Perú

La caída de Fernando VII en 1808 produjo la creación de tres Juntas en el Virreinato del Río de la Plata antes de 1810. La primera fue la de Montevideo, disuelta a mediados de 1809 luego de la llegada del virrey Cisneros. Las otras dos se formaron en el Alto Perú (hoy Bolivia): una en Chuquisaca, el 25 de mayo de 1809, y la otra en La Paz, el 16 de julio del mismo año. Las tres gobernaron en nombre de Fernando VII, aunque solo las altoperuanas cuestionaron realmente el sistema virreinal. Por eso fueron brutalmente reprimidas por los jefes militares enviados desde Buenos Aires y Lima.

Crisis en España

La guerra que sostenían Francia e Inglaterra, las dos grandes potencias mundiales, a comienzos del siglo XIX, trajo serias consecuencias para España. ¿Por qué? Porque era aliada de Francia y debió tomar parte en el conflicto. En 1807 no tuvo más remedio que permitir el paso del ejército francés rumbo a Portugal, aliado de los ingleses. Esto no le gustó a buena parte del pueblo, porque las tropas eran cada vez más numerosas y parecían un ejército de ocupación. El 17 de marzo de 1808 hubo un motín en Aranjuez. El rey español Carlos IV abdicó en favor de su hijo, Fernando VII. Napoleón aprovechó la debilidad de ambos y los convocó a una reunión en Bayona, Francia. El 2 de mayo el pueblo se sublevó en Madrid.

Encuentro real

1810
Napoleón y Carlos VI

En Bayona, Napoleón obligó a abdicar al flamante rey, el joven Fernando VII, en favor de su padre, Carlos IV. Luego hizo renunciar al resto de la familia real a todo derecho sucesorio. Carlos IV abdicó por segunda vez, ahora a favor de Napoleón. Y el emperador le cedió la corona a su hermano abogado, José, un año mayor que él, quien subió al trono de España como José I.

El Consejo de Castilla no aceptó lo resuelto en Bayona y continuó reconociendo como rey a Fernando. Mientras la familia real vivía en cómodos castillos en Francia, el pueblo español luchaba por su independencia.

Noticias de España en 1810

En la mañana del 14 de mayo de 1810 llegó al puerto de Buenos Aires la fragata inglesa Mistletoe. Este hecho en sí mismo no aportaba nada nuevo, ya que Cisneros había abierto el comercio con los ingleses. Pero el barco no transportaba solo pasajeros y mercadería, sino una noticia que causó conmoción: la Junta Central de Sevilla se había disuelto y mudado a Cádiz ante el avance de los franceses.

La situación en España era muy grave. Entonces, un grupo de criollos le pidió al virrey que confirmase o negase las noticias. Cisneros demoró la respuesta, pero al final, el día 18, mandó a leer por los pregoneros un bando donde las confirmaba, y a la vez pedía calma a la población.

A la noche, un grupo de revolucionarios se reunió en la casa de Rodríguez Peña y decidió pedir la convocatoria a un Cabildo Abierto.

El carlotismo

Muchos de los revolucionarios que pedían el cabildo abierto habían apoyado hasta entonces las aspiraciones de la princesa Carlota Joaquina de Borbón, hermana de Fernando VII, a reinar en Buenos Aires. A quienes sostenían esa postura se los denominaba “carlotistas”.

Los enviados

El grupo que se había reunido en la casa de Rodríguez Peña era el mismo que lo hacía también en la jabonería de Vieytes. Aquellos revolucionarios no solo decidieron pedir la convocatoria de un Cabildo Abierto, sino que designaron a las personas que debían entrevistarse con el virrey. Ellos fueron el abogado del Consulado, Juan José Castelli, y Martín Rodríguez, capitán de los Húsares del Rey.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig