Árbol de la Vida: el sorprendente ejemplar que desafía la erosión del suelo y crece verde y resistente pese a no tener tierra bajo sus raíces - Billiken
 

Árbol de la Vida: el sorprendente ejemplar que desafía la erosión del suelo y crece verde y resistente pese a no tener tierra bajo sus raíces

En la costa oeste de Norteamérica, junto a las aguas del Océano Pacífico en las playas del Parque Nacional Olímpico, crece un ejemplar de Abeto que se aferra a la tierra solo a través de unas pocas raíces. Conozcamos más de este árbol “mágico” en esta nota.
+ Interesante
+ Interesante

Situada en la costa del Pacífico de Norteamérica, la "Cueva de las raíces del árbol" presenta un ejemplar que se aferra a la vida pese a no tener suelo, un árbol que parece inmortal.

Lo llaman el “Árbol de la Vida”, y es un fenómeno de la Madre Tierra, una anomalía, algo que no se supone que ocurra. No es natural que un árbol esté vivo y sano con sus raíces expuestas y aferrándose sólo al aire.

También te puede interesar >> En Formosa creció un árbol adentro de una chimenea abandonada

Este ejemplar va en contra de todas las reglas de la ciencia y la biología. No debería estar de pie, no debería estar vivo. Y, sin embargo, lo está.

¿Qué es el Árbol de la Vida?

El Árbol de la Vida es un abeto que se encuentra en la escarpada costa del Pacífico del Parque Nacional Olímpico, en Estados Unidos. Aunque el parque cuenta con innumerables abetos en sus bosques de cuento, el Árbol de la Vida es único, ya que se encuentra en el borde de un acantilado de arena y, de hecho, entre dos acantilados.

Durante décadas, el flujo de un pequeño arroyo que corre por detrás del árbol y desemboca en el océano ha erosionado por completo el suelo bajo él.

Aunque la mayor parte de su sistema radicular ha quedado completamente expuesto en la cueva que se ha formado bajo él, unas pocas raíces aún se aferran a ambos lados del acantilado y han conseguido soportar el peso del árbol. Ahora, el árbol "flota" sobre la cueva.

También te puede interesar >> Árbol más antiguo del mundo: un ejemplar sudamericano está a punto de convertirse en el más viejo, superando a uno norteamericano

Entonces, ¿cuál es el problema de este árbol? El árbol, también llamado "árbol de Kalaloch" o "árbol fugitivo", no es un árbol cualquiera. Se trata de un abeto de Sitka, la mayor especie de abeto del planeta, conocido por sus robustos troncos y su gran altura.

Teniendo en cuenta esto, los pequeños tramos de las raíces que se aferran a esos acantilados arenosos no deberían ser capaces de soportar el enorme peso del árbol, especialmente ante los feroces vendavales y tormentas que caen sobre esta parte de la costa del Pacífico.

Y aún más sorprendente es su verdor: a pesar de que la mayor parte de sus raíces no están expuestas más que al aire, sus agujas siguen siendo decididamente perennes.

¿Es mágico? Probablemente no. Pero es un árbol único e impresionante.

¿Dónde se encuentra el Árbol de la Vida?

El Árbol de la Vida se encuentra en la playa de Kalaloch, en Forks, en el estado de Washington, al noroeste de Estados Unidos.

"Kalaloch" es un término derivado de una palabra en el idioma del pueblo originario Quinault (al que en el pasado se le robó esta tierra) que significa "buen lugar para desembarcar", por la extensa y plana línea de costa de la playa.

¿Se puede visitar el Árbol de la Vida?

Para apreciar la escala del árbol, es mejor admirarlo desde unos de metros atrás, pero también vale la pena echar un vistazo más de cerca al sistema de raíces del árbol en la estructura en forma de cueva bajo el árbol.

La mejor época para visitar el Parque Olímpico es el verano del hemisferio norte (de junio a octubre), cuando la temperatura es agradable y el cielo suele estar despejado. Fuera de esta época, el estado de Washington suele ser bastante lluvioso.

Sin embargo, más importante que la época del año en que se haga la visita, es la urgencia. A pesar de su apariencia desafiante, la erosión costera por desgracia terminará de desenterrar las pocas raíces que aferran a la tierra al Árbol de la Vida, y eso sucederá más temprano que tarde. Así que, si quieren ver el árbol aun en acción, hay que planificar la visita lo antes posible.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig