¿Sabías que hay tres versiones sobre el origen de la palabra "atorrante"? - Billiken
 

¿Sabías que hay tres versiones sobre el origen de la palabra "atorrante"?

Una de ellas se remonta a la Buenos Aires del fines del siglo XIX, la segunda deriva de la época de la esclavitud y la tercera se ubica en un dialecto napolitano. En esta nota, Billiken te cuenta más sobre el origen de esta palabra que forma parte del lunfardo.
+ Interesante
+ Interesante

Muchas de las palabras que usamos a diario vienen del lufardo, ese argot rioplatense que se generó a partir de la mezcla de los distintos idiomas traídos por los inmigrantes de fines del siglo XIX y principios del XX.

En la actualidad, se adjetiva a una persona como “atorrante” para decir que es un sinvergüenza o que tiene una dudosa moral. También puede significar vago, vagabundo u holgazán o hacer referencia a algo o alguien que nos resulta pesado o molesto. Ahora bien ¿de donde viene esta palabra?

Una de las versiones indica que la palabra deriva de los caños pluviales de las zonas costeras en que pernoctaban los vagabundos de la ciudad de Buenos Aires hacia 1880, que tenían la inscripción de la empresa contratista denominada “A. Torrant” o “A. Torrants”. Aparentemente, a esas personas se las llamaba atorrantes. Sin embargo, esa versión no está confirmada ya que no se han encontrado fuentes documentales que la ratifiquen.

Una segunda explicación del origen de la palabra “atorrante” se encuentra en la época de la esclavitud en el Río de la Plata cuando se ponía a las personas esclavizadas a tostar las semillas de café, acción que se conoce como “torrar”. Cuando se las encontraba descansando en horas en que debían estar tostando el café, se decía que estaban "atorrando". De ahí que se designase dicha palabra para referirse a alguien que no trabaja o no cumple con sus obligaciones o se despreocupa del prójimo.

Finalmente, una tercera hipótesis ubica el origen de la palabra en un verbo napolitano que se usaba para referirse a la holgazanería entre las poblaciones costeras: atorrar, que a su vez deriva de “atorar”, es decir, holgazanear.

Según el diccionario de la Real Academia Española, el adjetivo “atorrante” tiene una connotación negativa y significa vago, desfachatado, desvergonzado, en una acepción más coloquial, vagabundo sin domicilio fijo.

Pero el sentido de la palabra “atorrante” también puede variar según las circunstancias en que sea expresada. Por un lado, puede tener un sentido insultante, despectivo. Por el otro, uno admirativo, para indicar que la persona es astuta, alguien que “se sale con la suya” y que tiene la habilidad de seducir o convencer a alguien.

El lunfardo

En la Argentina de fines del siglo XIX y comienzos del XX, el lunfardo era un lenguaje muy corriente. Producto de la inmigración europea, los distintos idiomas se mezclaban, lo que daba por resultado la circulación de palabras un tanto particulares que aún hoy seguimos usando.

La palabra “lunfardo” se origina en el gentilicio “lombardo”, término que llegó a ser sinónimo de ladrón porque los lombardos fueron, en el siglo XVIII, usureros y prestamistas, actividades por entonces impopulares. Con el tiempo, lombardo derivó en lunfardo.

Sin embargo, más tarde se descubrió que el lunfardo era compartido por grandes sectores de la población y que, lejos de ser un código marginal, había sido incorporado a la vida cotidiana y que circulaba mayormente en los conventillos y barrio populares de Buenos Aires, donde se concentraba la mayoría de los inmigrantes. A su vez, el lunfardo fue difundido a través de expresiones artísticas como el tango o el sainete.

También te puede interesar: ¿Sabías que la palabra "quilombo" proviene de África?

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig