Un día como hoy nacía una leyenda del folklore: Atahualpa Yupanqui - Billiken
 

Un día como hoy nacía una leyenda del folklore: Atahualpa Yupanqui

Triunfó en Europa de la mano de Edith Piaf. Sus composiciones son interpretadas hasta el día de hoy por importantes músicos y cantantes. En esta nota, Billiken te cuenta su trayectoria artística. 
+ Interesante
+ Interesante

Un día como hoy de 1908 nacía el músico argentino más importante en la historia del Floklore, Atahualpa Yupanqui, quien fue cantautor, guitarrista, poeta y escritor.

Su nombre real era Héctor Roberto Chavero y nació en Pergamino, provincia de Buenos Aires, en una casa que posteriormente fue declarada patrimonio histórico de la ciudad. En 1917 la familia se mudó a Tucumán, donde conoció una nueva música con sus propios ritmos e instrumentos. La temprana muerte de su padre lo convirtió a Atahualpa en el jefe de la familia, rol por el que tuvo que empezar a trabajar. Se desempeñó como maestro de escuela, luego tipógrafo, cronista y músico.

En 1913, para unas colaboraciones literarias en el periódico escolar, elige el pseudónimo Atahualpa, en homenaje al último soberano Inca; años después, le agregó el Yupanqui.

Su carrera

Hacia fines de la década de los treinta, realizó sus primeras grabaciones para el sello RCA Víctor, en las que incluyó parte de su propio cancionero. En los años cuarenta, sumó a su actividad como compositor e intérprete la de escritor y publicó el libro Piedra Sola (1941) y la novela Cerro Bayo (1947).

Afiliado al Partido Comunista y destacado por su postura ante el gobierno de Perón, desde 1945 sufrió la prohibición de sus actuaciones además de persecución, por lo que fue detenido y encarcelado ocho veces. Por eso comenzó a retirarse, primero, en la localidad de Cerro Colorado, provincia de Córdoba, y luego viajó a Europa. En 1949, actuó en distintos países de la órbita comunista: Hungría, Checoslovaquia, Rumania y Bulgaria. En París, se vinculó con distintos artistas e intelectuales del momento y conoció a Edith Piaf, quien lo invitó a participar en sus conciertos, y logró seducir al público parisino

Su renuncia al Partido Comunista en 1952 hizo que el artista pudiera regresar a la Argentina al levantarse su proscripción. Así realizó numerosas presentaciones en Buenos Aires. En la década de 1960 consolidó su fama internacional y ganó en dos oportunidades del Premio Charles Cross al mejor disco extranjero (1968 y 1969). De allí en adelante, el reconocimiento de su propio país, América y Europa se vio plasmado en una serie de premios y homenajes.

Sus composiciones han sido cantadas por reconocidos intérpretes, como Mercedes Sosa, Los Chalchaleros, Horacio Guarany, Alfredo Zitarrosa, José Larralde, Jairo, Andrés Calamaro, Divididos, Soledad y Juan Carlos Baglietto, entre muchos otros, y siguen formando parte del repertorio de innumerables artistas en Argentina y en distintas partes del mundo.

Dentro de sus canciones más conocidas, pueden nombrarse: Camino del indio, El arriero, Los hermanos, Piedra y Camino, Luna tucumana, Tierra querida, Viene clareando, Basta ya, Milonga de solitario y La alabanza.

Don Ata, como era conocido cariñosamente, falleció el 23 de mayo de 1992 en Nimes, Francia. Dos semanas después, el 7 de junio, sus cenizas fueron entregadas a la tierra del Cerro Colorado, provincia de Córdoba.

También te puede interesar: Carlos Gardel interpretó un tango compuesto por la primera bandoneonista de Argentina

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig