La infancia de la época del Congreso de Tucumán: niños y niñas tenían que trabajar - Billiken
 

La infancia de la época del Congreso de Tucumán: niños y niñas tenían que trabajar

Los pequeños no se libraban de las tareas pesadas para colaborar en la economía de sus casas. Los más humildes tenían varios oficios para ayudar a sus padres. Así era la infancia en los días de la Declaración de la Independencia.

Si bien hoy en día existen los Derechos del Niño que prohiben el trabajo infantil, no era algo que estuviera prohibido en 1816. Y los niños de familias de bajos recursos tenían que trabajaban para ayudar a la economía familiar. Claro que a veces no podían con su genio. O con su edad, mejor dicho.

Trabajo infantil: los niños que vendían leche

Tal fue el caso de los lecheritos, quienes traían el preciado alimento del tambo a la ciudad, todos los días, montados a caballo. Cuentan las crónicas de la época que muchas veces se demoraban en volver porque se quedaban jugando a las bolitas. O lo que es peor, a las cartas... ¡y por plata!

También te puede interesar >> Así era la educación durante la Revolución de Mayo: maestros, alumnos y escuelas en 1810

La mayor parte de los repartidores de leche eran niños. Por supuesto, pertenecían a las clases bajas de la sociedad, y solían ser mestizos (mezcla de criollos con indígenas).

Montaban muy bien a caballo y traían la leche desde las afueras de la ciudad en dos tarros grandes. En ese trayecto galopaban con tanto apuro (hasta disputaban carreras entre ellos), que por el movimiento la leche llegaba transformada en manteca.

También te puede interesar >> Manuel Belgrano también fue niño: ¿cómo fue la infancia del creador de la bandera?

ilustración: Javier Basile

Niños vendedores: los que trabajaban en la Recova

Otro empleo muy común para los chicos era trabajar en los negocios que estaban ubicados en la Recova, esa galería comercial que dividía la actual Plaza de Mayo. Barrían los locales, hacían mandados y ayudaban en la venta. Eran conocidos como “recoveros”. Por la noche dormían sobre colchones, tendidos en los mostradores de las tiendas. ¡Pobrecitos!...

Delivery puerta a puerta

Los pibes que trabajaban en la Recova también entregaban la mercadería en las casas. Sí, ya se había inventado el delivery. Otra ocupación era ayudar a los mayores en los oficios más tradicionales, como los de farolero, pocero, carpintero o aguatero.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig