KiVa: el método finlandés para terminar con el bullying - Billiken
 

KiVa: el método finlandés para terminar con el bullying

Cada vez más escuelas de América Latina están implementando esta novedosa metodología en sus escuelas ¿En qué consiste?
Educadores
Educadores

El bullying es una conducta de persecución física o psicológica que realiza un estudiante contra otro de forma continua e intencionada. Es una problemática presente en todas las escuelas del mundo, y si no es abordado entre los niños y jóvenes, luego puede desencadenar en un problema mayor tanto para el acosador como para la víctima. Finlandia se destaca por su calidad educativa a nivel mundial y ha creado un programa para acabar con el acoso escolar, desarrollado en 2006 en conjunto con el Gobierno y la comunidad educativa. Este método ya ha demostrado que reduce significativamente los casos de acoso entre los niños y ha despertado la motivación de los alumnos a la hora de estudiar.

El acrónimo KiVa es la unión de las palabras “Kiusaamista Vastaan” (contra el acoso escolar en finlandés). La clave de esta metodología es centrarse en el rol de los testigos, en vez de la víctima y el victimario como se trató tradicionalmente este problema. Se parte de la premisa de que en el hostigamiento intervienen todos: quien acosa y quien lo sufre, pero también quien lo ve y lo consiente, quien no hace nada al respecto. Los actos de comunicación no verbal que hacen los testigos, como observar o reírse, refuerzan el poder del agresor y siente que su conducta queda avalada por el grupo. Por lo tanto, se trabaja con los observadores de la situación para que sean conscientes de su rol en estos casos y modifiquen su conducta, de esta manera el hostigador pierde su público. Cuando el grupo lo deja de apoyar, el acosador se detiene ya que deja de percibirlo como divertido.

El programa plantea un protocolo específico para actuar en cuanto se reconoce un caso de bullying. Un equipo capacitado trabaja con la víctima, el acosador y los testigos de forma individual, sin enfrentarlos. Incluye una serie de materiales para los docentes que incluyen juegos, dinámicas y trabajos para abordar los diferentes aspectos del conflicto. Los docentes y familias de la escuela también son tomados en cuenta para concientizar sobre esta problemática y así toda la comunidad escolar trabaja en conjunto para rechazar el acoso. Además se empieza a educar desde temprano a los más chicos para no apoyar pasivamente actos de violencia de este tipo y prevenir estos comportamientos en el futuro. La metodología implica un seguimiento de los avances que se van logrando en cada grupo. La efectividad de KiVa hizo que varios países alrededor del mundo se interesen en este programa y ya han comenzado a aplicarlo, desde Europa hasta América Latina.

Francisca Isasmendi, psicopedagoga del colegio Santa María de Salta sostiene que “KiVa es más que un programa antibullying, es una filosofía de vida que apunta al bienestar escolar, a crear un clima de trabajo donde los chicos puedan tener un lugar de tolerancia y respeto.” Claramente, KiVa está cambiando la cultura escolar y puede generar un gran impacto positivo en la sociedad en un futuro cercano, cuando los estudiantes egresen de los colegios. Lo que antes se tomaba como algo normal (“algo de chicos”) es ahora abordado por todos los alumnos (cada uno desde su rol), las familias y los docentes, para erradicar esta problemática que se presenta en todas las escuelas del mundo.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig