Los jóvenes de la robótica. Cuando el esfuerzo y la dedicación hacen grandes cosas - Billiken
 

Los jóvenes de la robótica. Cuando el esfuerzo y la dedicación hacen grandes cosas

Billiken continúa con la sección “Jóvenes protagonistas”, que tiene como objetivo hacer visibles las experiencias de aquellos jóvenes que se destacan por su creatividad, esfuerzo y compromiso con la comunidad. En esta oportunidad conversamos con el equipo de estudiantes riojanos que obtuvo el séptimo lugar en el Mundial de Robótica y cuyo futuro profesional se orienta hacia esta área, que es tendencia en el campo educativo.
Educadores
Educadores

Los jóvenes pueden cambiar el mundo. Tienen iniciativa, ven la realidad desde otros ojos y ponen todo el empeño en aquello que les interesa. Esas características, sumadas a la frescura propia de la edad, los llevan a enfrentar nuevos desafíos y así encontrar soluciones innovadoras a los problemas de la actualidad. Son los protagonistas del cambio y nos enseñan que el mundo puede ser distinto y mejor.

En esta oportunidad, los protagonistas son Lucía, Joaquín, Ignacio, Manuel y Hugo, quienes demostraron que, con trabajo y dedicación, se pueden hacer grandes cosas. Son estudiantes secundarios de la provincia de La Rioja y obtuvieron el séptimo puesto en el Mundial de Robótica (First Global Challenge), competencia en la que participan casi 180 países y que tiene por objetivo mostrar cómo la tecnología puede ayudar a resolver problemas cotidianos. En la edición 2021, los desafíos se centraron en encontrar soluciones a problemáticas derivadas de la pandemia de Covid-19.

Los participantes del mundial se definen en la instancia previa, la Copa Robótica, en la cual participan 24 equipos, uno por cada provincia argentina. Esta competencia está organizada por la empresa argentina de tecnología educativa Educabot, que es el partner local de First Global Challenge y desde hace cinco años coordina y acompaña al equipo de chicos y chicas que representa al país. “Somos uno de los pocos países donde se incluyen la programación y la robótica dentro de los contenidos obligatorios de las escuelas y eso genera que los chicos y chicas aprendan estos lenguajes que, además de lo técnico, potencian su mirada curiosa y su creatividad”, comenta Matías Scovotti, CEO y Cofundador de Educabot.

El equipo ganador del certamen nacional fue el de la provincia de La Rioja y así pudo competir en el Mundial, donde obtuvo el séptimo puesto. Está integrado por cinco estudiantes de entre 15 y 17 años de la Escuela Instituto Superior Albert Einstein de la ciudad de La Rioja: Manuel Alzamora, Ignacio Searles, Lucía Chorro Mateu, Joaquín Marcos Vergara y Hugo Castro Bottiglieri, junto al mentor y docente Axel Cerkvenih, quien destaca el trabajo colaborativo con otros profesores de la escuela y el orgullo de haber formado parte de la experiencia: “Siempre con el apoyo de otros docentes. Fue una experiencia nueva, con mucha felicidad y agradecimiento”.

El primer desafío de la Copa Robótica en Argentina

Mundial de Robótica

El First Global Challenge 2021 se desarrolló entre junio y septiembre. La competencia propuso distintos desafíos donde los estudiantes tuvieron que aplicar sus conocimientos en robótica, programación y habilidades STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemática, por sus siglas en inglés). Cada equipo recibió kits de robótica oficiales y a lo largo de las semanas se dedicaron a realizar los proyectos y diseños. El equipo argentino se destacó por desarrollar y ejecutar robots. También creó prototipos de nanosatélites basados en Arduino. En otro de los desafíos trabajó en alianza con el equipo de Vietnam para compartir y potenciar ideas. “Los chicos estaban muy emocionados con los kits que recibieron y se organizaron muy bien para cumplir con los desafíos. Decidieron dividirse en áreas de trabajo, unos se ocupaban de la programación, otros del armado y otros del informe que debían presentar. Además, fue muy importante para ellos la experiencia de conocer otros países y generaron lindos vínculos con personas de Latinoamérica, Europa y Asia”, comenta Axel Cerkvenih, el mentor del equipo.

Los estudiantes en proceso de trabajo

La experiencia en primera persona

En diálogo con Billiken, los chicos contaron acerca de los diferentes proyectos que desarrollaron a lo largo de los tres meses que duró la competencia internacional. En primer lugar, crearon un nanosatélite con sensores ambientales, construyeron robots que debían realizar tareas específicas y se destacaron en el eje central del certamen, el cual implicaba encontrar, a través de la tecnología, una solución a un problema local. Y estos jóvenes lo hicieron en el campo educativo ya que detectaron que muchas escuelas rurales de su provincia no podían acceder a los contenidos por carecer de conexión a internet.

Sobre este tema, Ignacio Searles explica a Billiken: “Hicimos una plataforma virtual para zonas rurales que puede estar sin conexión a internet y tiene paneles solares para que sea autosustentable. Hay muchísimo contenido educativo. Pusimos material audiovisual y también contiene una parte de STEM, en la que se puede codificar y que contiene proyectos para realizar. Planeamos también unos kits para acompañar porque lo práctico eleva lo teórico. Tuvimos la oportunidad de probarla y obtuvimos muy buenos resultados y nos pareció que puede ser un sistema que puede ser implementado para ayudar a las personas”. Además, aclara que la plataforma está desarrollada con código abierto y agrega que la presentaron al Ministro de Educación de la provincia, a quien le pareció de mucha ayuda.

El equipo argentino, listo para comenzar el certamen internacional

Uno de los puntos importantes de la competencia fue el trabajo entre equipos de distintos países. Al grupo riojano le tocó trabajar en conjunto con estudiantes de Vietnam y el resultado fue muy enriquecedor para todos los jóvenes. Al respecto, Joaquín Marcos Vergara cuenta a Billiken que todos los sábados se reunían de forma virtual para trabajar y que la experiencia fue tan interesante como divertida. Al respecto, detalla: “los chicos de Vietman nos contaban que ellos pasaban mucho tiempo en la escuela y que se quedaban trabajando ahí hasta la noche”. Y resalta el desafío que implicó utilizar otro idioma durante el proceso de la competencia: “teníamos que comunicarnos y escribir los documentos en inglés. Y eso lo hacía más desafiante todavía. Fue una muy buena experiencia,” concluye.

El equipo de Argentina trabajando con el equipo de Vietman

Las potencialidades de la robótica

La robótica es una tendencia cada vez más implementada en educación. Como método interdisciplinario, posibilita que los estudiantes trabajen en las áreas de ciencias, matemática, informática y tecnología, al tiempo que contribuye al desarrollo de un pensamiento crítico y analítico. Asimismo, aporta al desarrollo de habilidades que son fundamentales para el futuro profesional de los jóvenes, como la visión estratégica y el pensamiento crítico.

Al respecto Ignacio Searles explica: “la robótica engloba la mecánica, la informática, la electrónica. Al ser un campo tan grande, tiene muchísimas aplicaciones. Uno ve muchos problemas y encuentra cómo puede utilizar la tecnología para solucionarlos”. Por su parte, Lucía Chorro Mateu agrega que “la robótica te da otra forma de pensar porque ayuda al pensamiento creativo”.

Efectivamente, la robótica ayuda al desarrollo de habilidades blandas como la comunicación, la creatividad y la capacidad de trabajar en equipo. Sobre este tema, Lucia Chorro Mateu explica a Billiken: “también aprendimos cómo trabajar en equipo. Nunca tuvimos una pelea. Todos sabíamos cómo trabajaba el otro y no tuvimos ninguna discusión”. En tanto, Ignacio destaca el buen manejo de los tiempos ya que el kit enviado para realizar los desafíos demoró en llegar al país, por lo que contaron con menos tiempo para trabajar: “tuvimos que organizarnos para trabajar y terminar a tiempo. Algunos compañeros que no formaban parte del equipo nos ayudaron como si fueran parte y gracias a su aporte es que pudimos terminar y obtener el puesto que obtuvimos”, subraya.

Los jóvenes estuvieron mucho tiempo trabajando en estos temas y proyectos. Desde el inicio de la Copa robótica hasta la finalización del Mundial, fueron varios meses de esfuerzo y dedicación. En diálogo con Billiken, Joaquín Marcos Vergara destaca la conexión con el equipo y la oportunidad que significó esta experiencia. “Nos unimos mucho como grupo. Más allá del trabajo siempre la pasábamos bien. Hicimos lo que sabemos hacer y disfrutamos al máximo. Es una experiencia única que no vamos a volver a vivir”. Al respecto, Ignacio Searles agrega que “a pesar de todas las circunstancias, con el año que nos tocó vivir, pusimos todo el empeño y todo nuestro esfuerzo”.

Segundo desafío en el certamen nacional

Los desafíos de la robótica

La robótica, como campo multidisciplinar, conlleva oportunidades, pero también trae innumerables desafíos. Para Joaquín Marcos Vergara, una de las cuestiones más complicadas es el pasaje “de pensar al de llevarlo a la práctica”. En cambio, según Lucía Chorro Mateu, lo complicado “es buscar la innovación, no siempre hacer lo mismo y buscar algo distinto”. En la misma línea se ubica Ignacio Searles: “somos millones de personas en el mundo y buscar ideas nuevas es difícil. El desafío es buscar qué le falta a esa idea para solucionar bien el problema, qué le podemos agregar”, enfatiza.

Los desafíos son algo que nos impulsa a trabajar y esforzarnos. No cabe duda, después de toda la dedicación que pusieron estos jóvenes, quienes trabajaron hasta los fines de semana para concretar sus proyectos. Además, descubrieron que la tecnología puede ser una excelente opción para su futuro profesional porque todos mencionaron que van a continuar su formación universitaria por ese camino.

El equipo riojano completo

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig