¿Sabés cuál es el origen de la expresión “Estar baqueteado”? - Billiken
 

¿Sabés cuál es el origen de la expresión “Estar baqueteado”?

La frase “Estar baqueteado” tuvo su origen entre fines del siglo XVIII y principios del XIX a través de la “carrera de baquetas”, que era una de las formas de castigo más utilizadas por el Ejército español en esa época. En esta nota, Billiken te cuenta la historia detrás de esta frase.
+ Interesante
+ Interesante

La lengua es un sistema convencional de signos utilizados por las sociedades para establecer una comunicación y, como tal, se encuentra en constante cambio. En este sentido, las frases más conocidas popularmente tuvieron su origen mucho tiempo atrás, en contextos muy diferentes a los de hoy en día. Tal es el caso de la expresión “Estar baqueteado”.

¿Cómo surgió la expresión “Estar baqueteado”?

Tal como lo indica el periodista argentino Daniel Balmaceda en “Historias de letras, palabras y frases” (2014), la locución “Estar baqueteado” tuvo su origen entre fines del siglo XVIII y principios del XIX a través de la “carrera de baquetas”, que era una de las formas de castigo más utilizadas por el Ejército español en esa época

La “baqueta” era la vara de hierro que se insertaba en el arcabuz y otras primitivas armas de fuego para empujar la carga hacia el fondo del caño. Para cumplir su función, en la punta tenía una bola metálica pequeña. También se llamaba “baqueta” a cada uno de los palos con los que se tocaban los tambores en el campo de batalla y los desfiles. Y el tercer uso de la palabra tenía que ver con la expresión francesa “Passer pour les baguettes” (pasar por las baquetas), que en Sudamérica se denominó “carrera de baquetas”.

La “carrera de baquetas” era un castigo que habitualmente se aplicaba a los militares desertores y consistía en que el reo pasara con la espalda desnuda entre dos filas de soldados para ser golpeado por todos ellos con las baquetas. Según Balmaceda, San Martín incorporó este castigo en su reglamento de conducta del Ejército Libertador y Gregorio Aráoz de Lamadrid, uno de los jefes de la Guerra de la Independencia, lo aplicó a soldados desertores. Después de la “carrera de baquetas” los reos quedaban con un aspecto maltrecho. De la apariencia que presentaban luego del castigo proviene la expresión “Estar baqueteado”, que todavía se usa en el sentido de “estar deteriorado”. 

Significado actual de la frase “Estar baqueteado”

Hoy en día la expresión “Estar baqueteado” se utiliza sin pensar en el contexto que le dio origen. Por extensión, se trata de una frase que indica que alguien se encuentra momentáneamente con un aspecto deplorable, sucio, desagradable, deteriorado o dañado.

También te puede interesar: ¿Sabés cuál es el origen de la expresión “Sacar de quicio”?

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig