A 26 años del fallecimiento de Tato Bores, el actor cómico de la nación - Billiken
 

A 26 años del fallecimiento de Tato Bores, el actor cómico de la nación

Supo describir la indiosincrasia de la Argentina como pocos. Sus monólogos vertiginosos sobre la actualidad política y económica siguen tan vigentes como entonces. En esta nota, Billiken te cuenta más sobre la trayectoria de este gran comediante. 
+ Interesante
+ Interesante

Hoy, 11 de enero, se cumplen 26 años del fallecimiento de uno de los humoristas más grandes de la Argentina, el genial Tato Bores, quien marcó el humor político televisivo durante décadas. Sus desopilantes e irónicos monólogos sobre la actualidad le valieron el título de “actor cómico de la nación”.

Sus inicios

Su nombre real era Mauricio Boresztein y nació el 27 de abril de 1925 en Buenos Aires en el seno de una familia judía. Dejó la escuela secundaria y comenzó a trabajar como “plomo” para la orquesta de Luis Rolero y René Cóspito. Pero su debut artístico que marcaría el inicio de una carrera exitosa fue en la despedida de soltero del músico Santos Lipesker, donde contó algunos chistes. Entre los presentes se encontraban Julio Porter, un importante guionista de la época, y Pepe Iglesias, un actor cómico, quien lo convocó para que fuera su partenaire en Radio Splendid. En tanto, Porter le asignó el seudónimo con el cual sería tan conocido, Tato Bores.

Teatro y cine

Luego de su debut radial, incursionó en el cine y trabajó como actor en películas como Mala gente (1952), Vida nocturna (1955) e Historia de una carta (1957). Posteriormente, continuó actuando en el teatro en salas como El Maipo y El Nacional. En 1957 debutó en canal 7 con el programa Caras y morisquetas cuyos libretos estaban a cargo de Juan Carlos Colombres, más conocido como Landrú. Allí realizaba monólogos y ya perfilaba su caracterización conocida con el frac, la peluca y el habano. En 1960 comenzó por Canal 9 Tato, siempre en domingo con libretos de César Bruto. Por aquel trabajo, recibió de APTRA un premio Martín Fierro como Mejor Actor Cómico.

Televisión

Luego de la última dictadura militar, Tato regresó a trabajar en televisión y ya por ese entonces fue un precursor de comer delante de las cámaras. En enero de 1982 actuó con Nélida Lobato en la obra teatral La mariposa, en el Teatro Maipo. A principios de los 80 filmó dos películas junto a su amigo, Alberto Olmedo: Departamento compartido y Amante para dos, ambas bajo la dirección y guion de Hugo Sofovich.

Tato de América se estrenó en 1992 y fue uno de sus más grandes éxitos. Obtuvo picos de audiencia. Un año después, actor realizó su último ciclo televisivo: Good Show en Telefé. Ya por entonces se había popularizado su clásica despedida: "Atentas las neuronas, a seguir laburando. Vermut con papas fritas y good show”.

Un estilo único

Dueño de un estilo único, se caracterizó por el uso del frac, los fideos con tuco, los teléfonos y una velocidad inusitada en la palabra. Sus monólogos recorrían los tópicos principales de la actualidad política y económica del país con humor, ironía y crítica. El dólar, la corrupción política, los impuestos, la inflación, las elecciones y el trabajo eran los temas que más se presentaban en sus monólogos. Así, supo construir una identidad que lo llevó a permanecer en la memoria colectiva de todos los argentinos.

Falleció el 11 de enero de 1996 en su casa del barrio de Palermo, rodeado de su familia. Pero sus monólogos, que marcaron toda un etapa de la televisión argentina, siguen tan vigentes como entonces.

También te puede interesar: 23 de diciembre: fallecimiento de Discepolín, el gran artista del tango

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig