Almanaques de Alpargatas, símbolo de una época que retrató la vida rural - Billiken
 

Almanaques de Alpargatas, símbolo de una época que retrató la vida rural

Los dibujos estaban a cargo de Florencio Molina Campos, uno de los pintores que más representó la vida en el campo. En esta nota, Billiken te cuenta más acerca de estos icónicos almanaques. 
+ Interesante
+ Interesante

Los almanaques de la Fábrica Argentina de Alpargatas marcaron toda una época. Con dibujos del gran Florencio Molina Campos, se caracterizaban por reconstruir escenas de la vida rural con un toque humorístico y un estilo caricaturesco.

Por aquella época, la alpargata era un calzado bastante usado por los peones de campo por su comodidad y por ser económicos. En el año 1930 esta fábrica le solicitó al pintor y dibujante la elaboración de doce dibujos originales que mostrasen la realidad gauchesca. Molina Campos era un buen candidato para esta tarea porque conocía bien la vida en el campo y las costumbres de los peones, gracias a las temporadas que había pasado en la estancia de su padre en General Madariaga. Así, volcó todo su conocimiento sobre la indumentaria, el lenguaje y los hábitos gauchescos en unos almanaques que rápidamente se convirtieron en una sensación para la época. Los principales escenarios de estos dibujos eran los almacenes, las pulperías, el campo y el rancho.

Solo por citar algunos ejemplos, a lo largo de los almanaques de Molina Campos pueden verse escenas como la espera del tren en la estación, un paisano vestido para el día patrio, una mudanza en carro, domas de potros, el arreo de unas vacas flacas, la diversión en la pulpería, una noche de fogón y un día de elecciones.

La publicación de los almanaques se dividió en dos períodos, desde 1931 hasta 1936 y desde 1940 a 1945. Por su parte, entre 1937 y 1939, los almanaques fueron realizados por Mario Zavattaro, quien le dio vida en sus dibujos a los cantos del Martín Fierro.

Quién fue Florencio Molina Campos

Nació el 21 de agosto de 1891. La familia solía pasar las vacaciones en una estancia cercana a la Costa Atlántica y ya a los nueve años comenzó a dibujar los primeros gauchos. El capataz de esa estancia se llamaba Tiléforo Areco y se convertiría, con el tiempo, en el protagonista de sus cuadros.

Sus primeros trabajos fueron con tintas, luego acuarelas y pastel para encontrar en la témpera su medio predilecto. En 1924 comenzó a pintar paisajes camperos y marinos que exhibió en Ruibal, un negocio de lotería y cigarros de la calle Esmeralda. Dos años después, inauguró su primera muestra "Motivos gauchos (caricaturas)", en el marco de la Exposición Nacional de Ganadería de La Rural. El entonces presidente Marcelo Torcuato de Alvear, adquirió dos de sus obras.

Molina Campos con Walt Disney

Junto a Elvirita, su segunda esposa y compañera hasta el final de sus días, recorrieron los pueblos del interior para contactarse con los paisanos, sus formas de vida y sus costumbres. Pernoctaban en los ranchos, participaban de fiestas, casamientos y domas, que le refrescaban los recuerdos y eran modelos para sus obras. Al respecto, Molina Campos planteaba que él solo expresaba la realidad exagerando algunos rasgos.

En 1937 viajó a los Estados Unidos gracias a una beca de la Comisión Nacional de Cultura, donde mostró los contrates entre la gran ciudad y el campo. En 1938 expuso en la Gallery of the English Book Shop, de Nueva York, y sus obras se publicaron en importantes semanarios. Así fue como sus cuadros adquirieron notoriedad en el país del norte y el mismo Walt Disney manifestó curiosidad por el pintor argentino.

Años después, de viaje por Argentina, Walt Disney visitó a Molina Campos y le pidió asesoramiento para una película sobre la vida y costumbres de los habitantes de América del Sur.

Fábrica Argentina de Alpargatas

La Fábrica Argentina de Alpargatas fue una de las empresas más emblemáticas del país. Se originó a fines del siglo XIX por iniciativa de dos inmigrantes, uno vasco y otro escocés, que tenían la idea de fabricar un calzado de bajo costo realizado en lona con suela de yute apto para los trabajadores. Esto se dio en un contexto de crecimiento de la inmigración y de aumento de la necesidad de mano de obra.

Esa primera fábrica se estableció en 1890 en el barrio de Barracas, al sur de la ciudad de Buenos Aires, una zona industrial para esa época. La planta fue creciendo con el paso de los años. Hacia fines de la década de 1960 empieza a fabricar el tejido denim, es decir, la tela con la que se confeccionan los jeans. Para 1970 se crean nuevas plantas en Florencio Varela y en Catamarca. En la década siguiente se abriría una nueva fábrica textil en Corrientes. La crisis de la década de 1990 afectó seriamente a la empresa que en 2008 pasó a manos brasileñas. Finalmente, en 2019 Alpargatas volvió a ser argentina. Hoy en día cuenta con más de cuatro mil empleados y poseen las marcas como Topper, Flecha, Rueda, Media Naranja y una línea de textiles que confecciona diseños en denim y gabardina.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig