De un obispo europeo a una campaña de marketing: el crecimiento de la figura de Papá Noel - Billiken
 

De un obispo europeo a una campaña de marketing: el crecimiento de la figura de Papá Noel

La figura de San Nicolás se fue popularizando como un repartidor de regalos hasta que la empresa Coca Cola lo colocó en el centro de una campaña de marketing en la década de 1930. En esta nota, Billiken te cuenta cómo se generó esa historia.
+ Interesante
+ Interesante

El mito de Papá Noel se originó en la figura de San Nicolás de Bari, el joven y generoso millonario que repartió su riqueza entre los más pobres. Luego fue coronado obispo y desde allí comenzó a desplegarse una gran cantidad de leyendas que lo retrataban como un hombre heroico.

Su figura se fue popularizando con el paso del tiempo hasta llegar a reconvertirse en una tradición. A partir del siglo XIII, en cada aniversario de su muerte, se repartían regalos entre los niños y niñas. Hacia comienzos del XVI, coincide con la tradición por la cual el niño Jesús entregaba obsequios, costumbre que se da en el marco de la Reforma Protestante. Sin embargo, la que tenía a San Nicolás como protagonista terminó imponiéndose y la fecha de entrega de los regalos se corrió al 24 de diciembre. A partir de allí comienza a circular esta nueva costumbre a lo largo de distintos países.

San Nicolás de Bari

Desde entonces, en países como Holanda, San Nicolás aparece en las tradiciones vestido de obispo, luciendo una barba blanca y llevando una bolsa en la que contenía golosinas para los niños que se habían “portado bien durante el año”. Luego, se produce el paso desde Europa a Norteamérica a través de la colonización holandesa en América del Norte. Cuando éstos fundan Nueva Ámsterdam, actual ciudad de Nueva York, llevan la tradición de San Nicolás. Así, explica Felipe Pigna “la nueva tradición que se va haciendo fuerte en lo que serían los Estados Unidos celebra un San Nicolás, al que llaman Sinter Klass y por deformación terminan nombrando Santa Claus, y con ese nombre logrará una enorme popularidad en toda Norteamérica”.

A la tradición le faltaba ahora ponerse en palabras escritas e imágenes. De esta manera, en 1823 el profesor de estudios bíblicos y pastor protestante Clement C. Moore publicó un artículo titulado Un relato sobre la visita de San Nicolás, en el que comenzó a darle a Santa Claus su imagen actual: se movía en trineo y su cuerpo pasó de ser delgado a tener sobrepeso. Poco después, Thomas Nast, el dibujante oficial de las tiendas Harper´s, muy famosas por aquella época, comenzó a ilustrar a Santa. Entre 1860 y 1880 publicó los dibujos que se harían famosos en todo el mundo que retrataban a un hombre gordo y bonachón a bordo de un trineo.

Mientras tanto, en Inglaterra, Santa o Santa claus comenzó a ser llamado Father Christmas, es decir Padre Navidad, y en Francia Père Noël. Desde allí pasará a España conservando el vocablo francés Noel para llamarse Papá Noel, tal como se le denomina en Argentina.

La gran depresión de 1929, cuyo epicentro estuvo en los Estados Unidos, trajo pronósticos muy negativos sobre la Navidad. Los norteamericanos pasarían, probablemente, una de las festividades más tristes en medio de la pobreza. Acá es cuando entre en escena la mega empresa Coca Cola, quien contribuiría a popularizar completamente la figura de Papá Noel. En ese contexto, como estrategia de aumento de ventas, la organización le encargó a un dibujante sueco la recreación de la imagen de Santa Claus, manteniendo el espíritu de Nast. Con el objetivo de brindar un mensaje esperanzador, Coca Cola quería presentarlo como un hombre alegre y simpático que reforzara los colores del logo de la clásica marca, es decir, el rojo y el blanco.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig