La curiosa premonición del escritor Morgan Robertson sobre el hundimiento del Titanic - Billiken
 

La curiosa premonición del escritor Morgan Robertson sobre el hundimiento del Titanic

El hundimiento del Titanic ocurrió en abril de 1912 pero catorce años antes, el escritor norteamericano Morgan Robertson había escrito un libro donde se relatan sucesos sorprendentemente parecidos.
+ Interesante
+ Interesante

En 1898, catorce años antes del hundimiento del Titanic, el escritor estadounidense Morgan Robertson publicó "El hundimiento del Titán", un libro que relata acontecimientos muy parecidos a los que ocurrieron en 1912.

El texto de Robertson cuenta la historia del naufragio del buque transatlántico más grande de la historia hasta ese momento, el cual colisionaba contra un iceberg. La principal causa de muerte de los pasajeros a bordo tuvo que ver con la escasez de botes salvavidas.

Morgan Robertson.

Las extrañas coincidencias con el Titanic

A su vez, las descripciones que hizo el escritor de su barco ficticio resultan increíblemente similares con los de la realidad. El buque real media 267 metros, mientras que el narrado 244 metros. Ambos contaban con tres hélices y dos mástiles.

Asimismo, los dos transatlánticos habían emprendido su primer y único viaje en el mes de abril, y los puertos involucrados fueron los mismos, pero en sentido inverso. El Titán partía desde Nueva York hacia Southampton.

El número de botes salvavidas no fue el mismo, pero estuvo cerca. El Titanic contaba con 20, mientras que el Titán con 24. Y en relación al momento del impacto contra el gran bloque de hielo, el barco ficticio se desplazaba a una velocidad de 25 nudos, mientras que el real lo hizo a 23. Ambos se hundieron en la misma zona, unos 600 kilómetros al sur de Terranova, una isla canadiense muy próxima a Estados Unidos.

Después del 15 de abril de 1912

Luego del trágico desenlace que tuvo la embarcación, el escrito de Robertson cobró relevancia social y los medios de comunicación de la época empezaron a señalar los extraños parecidos con la realidad.

Pronto comenzaron a acusar al escritor de encontrarse bajo una maldición y de poder tener revelaciones sobre el futuro, ya que él mismo había manifestado que la inspiración para la obra la obtuvo a partir de un sueño.

Vale destacar que Robertson se introdujo en la marina mercante a los 15 años, lugar en el cual trabajó hasta los 37. A partir de entonces, se dedicó a la literatura y muchas de sus obras nacían a partir de temáticas vinculadas con el mar.

También te puede interesar: Edgar Andrew, el argentino que falleció en el Titanic

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig