La insistencia de San Martín para que se declarara la Independencia - Billiken
 

La insistencia de San Martín para que se declarara la Independencia

Los próceres argentinos no se tomaban descansos en 1816. San Martín, por ejemplo, ansiaba con vehemencia la Declaración de la Independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata. En esta nota, Billiken te muestra una de las cartas que San Martín le envió a Godoy Cruz para apresurar a los congresistas.
+ Interesante
+ Interesante

En 1816 José de San Martín, por entonces Gobernador Intendente de Cuyo, apoyó decididamente la formación del Congreso Nacional de Tucumán. En él, la representación cuyana estaría constituida por Fray Justo Santamaría de Oro, Agustín de la Maza, Francisco Narciso de Laprida, Juan Martín de Pueyrredón y Tomás Godoy Cruz. 

Durante el transcurso del año 1816, en repetidas ocasiones San Martín se dirigió a Godoy Cruz mediante cartas para que apremiara a los congresistas, a fin de que declararan cuanto antes la Independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata. A continuación, Billiken te muestra el fragmento de una de esas cartas.

Mendoza, 12 de abril de 1816.

Señor don Tomás Godoy.

Mi amigo el más apreciable:

Por la patria reclamo toda su indulgencia a mi inexactitud en contestar a sus cartas, pero crea usted que mi amistad en este punto no tiene la menor parte y sí mis ocupaciones. Usted bien sabe que sobre un asunto del mayor interés tengo que atender a la demanda de marido ... y a la del esclavo que le pegaron un pescozón, etc., etc.

Más que mil victorias he celebrado la mil veces feliz unión de Güemes con Rondeau. Así es que las demostraciones en ésta sobre tan feliz incidente se han celebrado con una salva de veinte cañonazos, iluminación, repiques y otras mil cosas.

¡Hasta cuándo esperamos declarar nuestra independencia! No le parece a usted una cosa bien ridícula, acuñar moneda, tener el pabellón y cucarda nacional y por último hacer la guerra al soberano de quien en el día se cree dependemos. ¿Qué nos falta más que decirlo? Por otra parte, ¿qué relaciones podremos emprender cuando estamos a pupilo? Los enemigos (y con mucha razón) nos tratan de insurgentes, pues nos declaramos vasallos. Esté usted seguro que nadie nos auxiliará en tal situación, y por otra parte el sistema ganaría un 50 por ciento con tal paso. Ánimo, que para los hombres de coraje se han hecho las empresas. Veamos claro, mi amigo; si no se hace, el congreso es nulo en todas sus partes, porque reasumiendo éste la soberanía, es una usurpación que se hace al que se cree verdadero, es decir, a Fernandito.

Por lo que veo, Chile no se toma el año entrante, pues para ello se necesita trabajar en los aprestos todo el invierno y no noto se dé principio.

Nada por ésta de particular.

Su viejo muy guapo y cada día más amable, no es por ser su padre y sí porque reúne virtudes muy marcadas es acreedor a la estimación de sus conciudadanos.

Adiós, mi buen amigo, sea usted tan feliz como lo desea su

JOSÉ DE SAN MARTÍN.

Autógrafo. MM. Documento número 514. Conservación buena. Documentos del Archivo de San Martín, Buenos Aires, 1910, tomo V, pág. 534-535

También te puede interesar: Cómo fueron los primeros días de trabajo en el Congreso de Tucumán

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig