Olacapato, el pueblo más alto de Argentina, está en la provincia de Salta - Billiken
 

Olacapato, el pueblo más alto de Argentina, está en la provincia de Salta

Con sólo 210 habitantes y a casi 4.100 metros sobre el nivel del mar, es el pueblo más alto de Argentina. En esta nota, Billiken te cuenta sus principales características. 
+ Interesante
+ Interesante

Así como Argentina tiene el punto terrestre más bajo en el Golfo de San Julián, también posee la localidad más alta por sobre el nivel del mar, en el norte del país.

Se trata de un pueblo llamado Olacapato, situado a 4090 metros sobre el nivel del mar, en la provincia de Salta. Una localidad con solo 210 habitantes ubicada en el departamento Los Andes. Está cerca de la ruta nacional 51, a 60 kilómetros al oeste de San Antonio de los Cobres y a la vera de las vías del ferrocarril General Belgrano, que en la actualidad ya no funciona. Además, se encuentra en un valle rodeado de un cordón montañoso compuesto de volcanes inactivos y cerros de más de 5.000 metros de altura.

Aparentemente, la pertenencia provincial de esta pequeña localidad se encuentra en discusión porque según el instituto Geográfico Nacional, pertenece a Jujuy, pero su administración corresponde a la provincia de Salta.

En Olacapato predominan las casas realizadas en adobe y cuenta con una capilla y una escuela primaria. El clima acá es árido, como en toda la región, y se caracteriza por una marcada amplitud térmica. En invierno las temperaturas pueden llegar a los diez grados bajo cero y el viento puede llegar a ser muy fuerte. Además, no hay agua potable y la señal de telefonía móvil e internet es casi nula. Sólo cuentan con acceso a la red el puesto policial y la escuela.

El agua baja directamente del volcán Quewar, una montaña sagrada para los habitantes del lugar. Pero el agua baja sin tratamiento directamente hacia las casas sin ningún proceso potabilizador. Las mercaderías para el abastecimiento de los habitantes llegan desde San Antonio de los Cobres, la localidad más cercana, ubicada a 60 kilómetros.

La altura y la aridez del clima hacen que sea difícil respirar. Los movimientos se vuelven más lentos y los habitantes del lugar recurren al consumo de hojas de coca para estabilizar el cuerpo.

Foto: Ricardo Pistupluk para La Nacion

Los lugareños viven del trueque y también del pequeño comercio. Muchos venden artesanías o comidas típicas. Otros trabajan en las minas cercanas. En tanto, la única huerta se encuentra en la escuela, en la que se cosechan papines andinos, cebollas y zanahorias. El maíz blanco está presente en casi todos los platos y también se utiliza carne de llama o de cabra. Así, se preparan empanadas, charqui, cazuelas de cabrito, milanesas de llama, entre otras cosas.

También te puede interesar: Punta Tombo, la mayor colonia de Pingüinos de Magallanes del mundo, está en Chubut

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig