Juana Azurduy, la heroína que combatió por la independencia junto a Güemes y Belgrano - Billiken
 

Juana Azurduy, la heroína que combatió por la independencia junto a Güemes y Belgrano

Su figura se agiganta cada día más. Belgrano le regaló su sable y hasta tuvo el reconocimiento de Simón Bolivar que la elogió de manera contundente. Te contamos su vida con este texto extraído del libro 100 Grandes Mujeres Latinoamericanas, publicado por Billiken.

Juana vivió tiempos de guerra. Por eso su vida estuvo llena de lucha y tragedia. Nació en 1780 en Potosí, en la actual Bolivia, en una familia acomodada. Tenía 7 años cuando sus padres murieron; ella y su hermana fueron internadas en un convento. Como era una chica con mente crítica y rebelde, su estancia allí no fue fácil. Era joven todavía cuando fue expulsada y se fue a vivir con sus tíos.

Monumento a Juana Azurduy en Buenos Aires. Foto: Dennis Jarvis

Se casó con su vecino, Manuel Padilla, y tuvieron cinco hijos. Cuando estalló el movimiento independentista, Juana y su marido se sumaron. Eso les valió la persecución una vez que los representantes de la Corona española controlaron la revuelta. El matrimonio se sumó al Ejército del Norte enviado por Buenos Aires. La campaña no fue victoriosa: tras la derrota de Huaqui, los realistas tomaron el control del Alto Perú. Juana resistió hasta que consiguió unirse a las tropas del nuevo jefe, Manuel Belgrano, con un batallón llamado Los Leales, que ella misma organizó. Las derrotas patriotas en Vilcapugio y Ayohúma provocaron la retirada del Ejército del Norte. Antes de dejar el mando, Belgrano entregó su sable a Juana.

Cobró fama por resistir a los españoles mediante la táctica de guerra de guerrillas. Realizaba ataques relámpago, con pocos combatientes, en zonas poco defendidas. La lucha era continua y muy cruel. En 1816, las tropas que comandaba Belgrano fueron vencidas. Juana no se rindió: se retiró a lo que es hoy la provincia argentina de Salta. Para entonces había perdido en la guerra a su marido y a cuatro de sus hijos.

Juana Azurduy ilustrada por Sarah Jones

Continuó luchando –inclusive mientras se encontraba embarazada de su última hija– por la causa de la libertad junto a Martín Miguel de Güemes. Cuando éste cayó en 1821, Juana regresó a su ciudad natal, donde vivió cuarenta años más junto a su hija, en la miseria, ya que sus bienes habían sido confiscados al inicio de la guerra. Con el paso de los años, el aporte de Juana ha sido reconocido por los gobiernos de Bolivia y Argentina, que le han rendido honores a esta gran libertadora.

El rol que jugaron tanto Juana Azurduy como su esposo, Manuel Padilla, en la lucha independentista fue reconocido por Simón Bolívar quien dijo: “Este país no debería llamarse Bolivia en mi homenaje, sino Padilla o Azurduy, porque son ellos los que lo hicieron libre”.

Tapa del libro "100 Grandes Mujeres Latinoamericanas", publicado por Billiken

¿Te gustó la historia de Juana Azurduy? Fue extraída del libro "100 Grandes Mujeres Latinoamericanas", escrito por Lauren Rea, Regina Solis y Ariela Kreimer, y en el que podrás descubrir a cien mujeres increíbles de Latinoamérica.

En 100 Grandes Mujeres Latinoamericanas reunimos a artistas, líderes, deportistas y científicas de distintos países y épocas para dar cuenta de la diversidad de experiencias, luchas y logros de las mujeres destacadas de nuestro continente.

Estas 100 Grandes Mujeres Latinoamericanas soñaron a lo grande y dejaron una marca imborrable. Son cien historias de vida que inspiran, entusiasman y nos enseñan a creer en lo posible. Especialmente relatadas e ilustradas para las niñas y niños de este milenio.

Conseguilo acá y comenzá a conocer a algunas de las grandes mujeres de nuestro continente.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig