El "lado B" de la Revolución de Mayo: las anécdotas más sorprendentes de 1810 - Billiken
 

El "lado B" de la Revolución de Mayo: las anécdotas más sorprendentes de 1810

Todos conocemos los hechos principales de los agitados días que terminaron el 25 de mayo con la formación del Primer Gobierno Patrio, pero existen historias desconocidas y secretos escondidos sobre las costumbres y los acontecimientos de esa época. En esta nota te contamos algunos de ellos.

Todos conocemos los hechos principales de los agitados días que terminaron el 25 de mayo con la formación del Primer Gobierno Patrio: el Cabildo Abierto, French y Berutti, etc.

Pero existen historias desconocidas y secretos escondidos sobre las costumbres y los acontecimientos de esa época. En esta nota te contamos algunos de ellos.

Cisneros en Trafalgar. Ilustración: Javier Basile

¿Cómo dice usted?

El virrey Cisneros era medio sordo. Había quedado así después de una explosión durante la batalla de Trafalgar

Sastres y nodrizas

En 1810, con la llegada del inglés John Bennett, ya sumaban tres los sastres en la ciudad. Ese mismo año un aviso en el periódico ofrece nodriza o ama de leche para amamantar bebés.

Belgrano y su promesa. Ilustración: Javier Basile

Una tanada

Manuel Belgrano (hijo de italianos), indignado por la presencia de Cisneros al frente de la Junta propuesta el jueves 24, comprometió su palabra de caballero de que si el ex virrey no renunciaba al día siguiente, él lo derribaría con las armas. ¡Así se habla!

ilustración: Javier Basile

Paraguas

Por entonces se editaba un solo periódico en Buenos Aires, el Correo de Comercio, que dirigía Manuel Belgrano. En una de sus páginas aparecía la noticia de la llegada al puerto de un embarque conteniendo... ¡paraguas! Sí, ya los había en esta época.

ilustración: Javier Basile

¿Cartas o ajedrez?

A Cisneros le gustaba jugar a las cartas. A dos juegos en particular: la malilla y el truquiflor, antecedente de nuestro conocido truco. Sin embargo, en un grabado ubicado bajo la estatua de Castelli, en Plaza Constitución, se ve al virrey jugando al ajedrez, que es mucho más elegante.

Uniforme

Los Infernales se identificaban llevando un retrato de Fernando VII en el sombrero, o una cinta blanca en la solapa. O las dos cosas juntas.

Uno de "los infernales" con el retrato de Fernando Vii en su sombrero, y el legionario Buenaventura Arzac haciendo de las suyas. Ilustración: Javier Basile

Gigante

Uno de los legionarios que más temor infundían era Buenaventura Arzac. Medía casi dos metros y tenía mucha fuerza. Solía vencer a sus enemigos tomándolos por el cuello con una mano y alzándolos unos 30 centímetros del piso.

Los huéspedes

Uno de los lugares donde se intrigaba era la vivienda de Nicolás Rodríguez Peña y su esposa, doña Casilda Igarzábal. Los invitados no paraban de llegar para deliberar en su casa: French, Belgrano, Viamonte, Martín Rodríguez, Castelli, Vieytes y unos cuantos más. La residencia de Rodríguez Peña quedaba a la altura del 800 de la actual calle Rivadavia

ilustración: Javier Basile

¡Qué menú!

Ante la noticia de que cayó la junta suprema en España todo Buenos Aires supo de la novedad, lo que generó mucho alboroto y un gran revuelo. Magnífica excusa para sentarse y calmar los ánimos frente a un buen plato de comida. ¿Dónde? En la fonda de Los Tres Reyes, cerca de la Plaza de la Victoria. Una de las más reconocidas de la ciudad. El menú era diverso, aunque un poquito pesado: sopa carbonada, albóndigas, pastas, asado de vaca, guisos de carne, y más. Prohibido para estómagos débiles.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig