Gisela Gómez: “Tenemos que presentarles propuestas a los estudiantes donde puedan ser los protagonistas” - Billiken
 

Gisela Gómez: “Tenemos que presentarles propuestas a los estudiantes donde puedan ser los protagonistas”

Billiken continúa con la sección “La escuela en primera persona”, que tiene como fin hacer visibles las diversas experiencias de quienes componen la comunidad educativa. En esta oportunidad conversamos con Gisela Gómez, la docente que fue nominada para ser la ganadora del “Global Teacher Prize” de 2021 por ayudar a sus estudiantes a desarrollar proyectos científicos innovadores para resolver los problemas de la comunidad.
+ Interesante
+ Interesante

Gisela Gómez es docente del Instituto Provincial de Educación Técnica (IPET) Nº 85 “República de Italia”, que está ubicado en General Paz (Córdoba). Durante los últimos diez años ha ayudado a sus estudiantes a desarrollar proyectos científicos innovadores para resolver los problemas de la comunidad. Por esa razón, fue merecedora de varios premios y menciones a lo largo de su carrera profesional. Recientemente fue nominada para ser la ganadora del “Global Teacher Prize” de 2021. Fue seleccionada entre más de 8.000 postulantes de 121 países y hoy forma parte de los 50 finalistas. Si resultara ganadora, recibiría un millón de dólares como premio. 

- En 2018 fuiste seleccionada como “Maestra Ilustre”. ¿Cómo fue?

- Sí, como “Maestra Ilustre” por el Consejo Federal de Educación de la Nación, por mi trayectoria. Desde 2011 comencé a trabajar en proyectos educativos. Yo integro un equipo, no es que los méritos son solamente propios. Fuimos participando de ferias de ciencias y en 2015 ganamos la categoría de Ciencias Naturales de la Feria Nacional de Ciencia y Tecnología. Entonces en 2018 me destaca el Consejo por ese motivo. 

Gisela Gómez

- ¿Cuál fue el proyecto que hizo que vos y tu equipo ganaran la Feria de Ciencia?

- Hicimos un relevamiento de las casas de General Paz y seleccionamos 256 de ellas que tenían tanques de agua, de los cuales algunos no tenían tapa. Tomamos muestras de agua de esas 256 casas, las llevamos a la escuela, las analizamos y encontramos mesófilas, que son un grupo de bacterias, y la escherichia coli, que es una bacteria que produce varias enfermedades. Entonces de esa totalidad de casas, nos encontramos con que 11 estaban contaminadas y empezamos a hacer una gran campaña de concientización. Higienizamos esos tanques contaminados y los acondicionamos con la gente de la Municipalidad. Tuvo un gran impacto en toda la comunidad ese proyecto, que fue un proyecto largo y grande. Además de las dos premiaciones que te mencionaba antes, en 2019 me seleccionaron como “Joven Sobresaliente” en un certamen que hay acá que se llama “10 Jóvenes Sobresalientes”, que es de la Bolsa de Comercio de Córdoba, por ese proyecto. 

- ¿Y cómo surgió el proyecto?

- Nuestra escuela es técnica y uno de los contenidos fuertes en sexto año es “agua”, ahí vemos análisis de agua. Y un día justo estábamos hablando de las condiciones de potabilidad y nos empezamos a preguntar cómo podíamos nosotros determinar de manera macroscópica si el agua estaba contaminada o no. Empezamos a pensar esas situaciones y uno de los chicos me dice: “Sí, profe, porque el otro día vi que había unas palomas en un tanque de agua”. Entonces nos empezamos a preguntar y a cuestionar en qué condiciones estaban esos tanques. Y así surgió que por la observación de un tanque, empezamos a observar todos. Salimos a ver cuáles tenían tapa y cuáles no. Era un grupo de treinta y dos estudiantes, nos dividimos en cuadrillas y cada grupo tenía determinadas manzanas. Comenzamos con la observación. Después fuimos golpeando puerta a puerta para contarles a los vecinos cuál era el proyecto y algunos aceptaron que tomáramos las muestras de agua. 

Gisela Gómez recibiendo la mención como “Maestra Ilustre” en 2018

- ¿Cómo te sentiste con la experiencia?

- Fue una experiencia muy linda. Nos tocó pleno junio y julio, hacía frío, pero los chicos estaban sumamente comprometidos con la causa, entonces fue una experiencia muy gratificante verlos tan empoderados, tan apasionados por poder dar una solución. Y después armamos “La semana del agua”, que fue una semana entera de jornadas en la plaza y en las otras instituciones educativas del pueblo, donde hablábamos justamente del agua. Fue un proyecto que tuvo distintas etapas y cada una estaba enlazada con la otra. A veces los docentes no somos muy reconocidos en nuestras tareas, es como un trabajo bastante invisible muchas veces, y los docentes no sabemos que hay premiaciones o distinciones, porque no son muy visibilizadas. El trabajo que ustedes hacen como periodistas de dar estas buenas noticias está genial porque hay muchos docentes, no soy la única, que trabajan muchísimo día a día, que se sienten reconocidos o identificados cuando uno cuenta su historia.

- Vos y tus alumnos crearon caramelos con proteínas y vitaminas. ¿Fue ese proyecto el que te llevó a quedar nominada para el “Global Teacher Prize”?

- En realidad, no fue por un solo proyecto. Yo te contaba que desde 2011 vengo haciendo un proyecto por año. En 2013 comenzamos con los caramelitos de goma con base de nopal, fortificados con vitaminas C y E, y en 2014 continuamos con ese mismo proyecto. Pero digamos que el reconocimiento no fue por un solo proyecto. Es por la constancia y el trabajo, por el abanico de posibilidades en los proyectos presentados. También por lo actitudinal. Yo soy una persona muy apasionada por la ciencia y por dar clases, entonces eso se muestra con mis estudiantes. Hay lo que se llama “un currículum oculto”, hay cosas que pasan dentro del aula que motivan a los chicos para que después sigan carreras vinculadas a la ciencia o a la docencia y me parece que la nominación al premio fue por eso. Por el trabajo continuo y la forma de vincularme que tengo con mis estudiantes. 

Gisela Gómez junto con sus estudiantes

- ¿Te imaginabas que ibas a quedar seleccionada entre las 50 mejores maestras del mundo?

- No, me pareció una locura, yo no lo podía creer. Uno lo hace pensando en esa posibilidad remota, pero cuando uno está en ese lugar, es sumamente impresionante. Fue algo muy lindo, que lo pude disfrutar con mis compañeras de trabajo y con mis estudiantes ese día.

- ¿Y cómo fue el momento en que recibiste la llamada?

- Ese día yo estaba con mi grupo de 7º teniendo clases virtuales. En ese momento teníamos las dos modalidades, virtual y presencial. Y estaba preparando a un grupo y me entra una llamada por Whatsapp, grupal, y digo: “Son los chicos, deben estar haciendo una broma”. Y cuando empiezo a ver los números, vi que eran de Buenos Aires. Cuando atiendo, eran tres miembros de la Fundación Varkey, que me dijeron: “Te queremos contar que quedaste en el top 50 del Global Teacher Prize”. Yo rompí en llanto ahí.

Gisela Gómez pronunciando un discurso como “Joven Sobresaliente” en 2019

- ¿Qué te dijeron tu familia y tus amigos?

- Estaban re felices, porque muchas veces he sacrificado muchos fines de semanas, muchas reuniones familiares, muchos eventos. Al principio era un poco incómodo para mi familia el hecho de dedicarle tiempo personal al trabajo. Pero después de un tiempo pudieron entenderlo y acompañarme. Mi familia fue un pilar muy importante. Estas premiaciones son un reconocimiento que no es personal, que abarca a un montón de personas, entonces es súper lindo.

- ¿Qué harías con el dinero del premio si ganaras? 

- Estaría bueno tener esa institución que tanto nos merecemos, toda la comunidad escolar. Yo creo que lo destinaría a eso. 

Gisela Gómez

- ¿Cuál sentís que es tu particularidad como docente? 

- Yo creo que soy muy apasionada por lo que hago. Soy una persona muy comprometida, entonces creo que es un poquito contagiosa esa pasión. Por ahí, muchas veces, como sociedad, renegamos de los jóvenes y pensamos que a los chicos no les importa nada, o que no les interesa nada más que estar conectados al celular, y para mí estamos totalmente equivocados, la cuestión es poder mostrarles algo diferente a los chicos. Creo que tenemos que presentarles nuevas propuestas a los estudiantes, donde ellos puedan ser los verdaderos protagonistas. Me parece que es muy importante darles la confianza y decirles: “Vos sabés un montón de cosas, y si te equivocás, no importa porque del error también se aprende muchísimo”. También es fundamental conocer sus intereses, sus individualidades, y tratar de promover cada una de sus potencialidades. Hay chicos que son buenos exponiendo, otros que tienen facilidades para relacionarse con los demás, otros más facilidades para matemática, etcétera. Nuestra obligación es darnos cuenta cuáles son las habilidades que ellos tienen y poderlos potenciar. Eso como docente te lleva un montón de tiempo y de energía. Creo que es esa metodología de trabajo la que me distingue.

- ¿Qué sentís cuando escuchás la frase: “La juventud está perdida”?

- Me pone mal, porque yo trabajo todos los días con los chicos, hace mucho tiempo. Los chicos muchas veces no duermen para trabajar porque están realmente comprometidos con los proyectos y de los nervios no duermen. No está bueno no dormir, pero ahí te das cuenta de la importancia que le dan. Y cuando uno se compromete, es cuando los aprendizajes son realmente significativos, cuando realmente aprendés. 

Gisela Gómez junto con sus estudiantes

¿Te gustó la historia de Gisela? Próximamente compartiremos más experiencias de las comunidades educativas de todo el país en la sección “La escuela en primera persona”.

También te puede interesar: Eva Fernández: “La escuela es el lugar de lo posible”

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig